Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Festejo entre rezagos

GUASAVE

En el marco de la celebración del Día de la Marina, ocasión en que los pescadores ribereños también festejan su día como hombres del mar, son comunes los discursos que tocan el tema del rezago en que se encuentran la mayoría de los campos costeros y de la crisis eterna en que viven cientos de familias que dependen de lo que se reproduce en las bahías del Golfo de California.

Desde luego no es mentira lo que ahí frente al micrófono normalmente se dice, pues claro que a los habitantes de los campos pesqueros les faltan oportunidades alternas de empleo, es verdad que vivir del mar ya no es tan redituable como hace años, pues cuando no es la baja producción es el mal precio del producto el que les echa a perder la temporada, o la falta de apoyos que cuando llegan suelen ser selectivos.

Pero lo que no dicen ni reconocen, pues es obvio que no van a escupir hacia arriba, es la falta de organización y acuerdos al interior del sector pesquero, un gremio que por diferencias políticas se dividió hace poco más de tres años en dos federaciones, la de El Cerro Cabezón que hoy lidera Abelardo Gaxiola y que al parecer ha logrado apoyos importantes, y la de Guasave, la que antes lideraba el propio Abelardo, pero le hicieron "manita de puerco" para que dejara la silla a Raúl Leal Félix, un hombre que ya fue regidor, que sabe de pesca, pero que no ha logrado unificar criterios al interior de las cooperativas pesqueras de su grupo, pues basta con pararse en más de dos campos pesqueros para notar el descontento que impera contra los directivos.

Ciertamente la población ribereña ha crecido de manera muy considerable, alcanzando una flota que ronda las dos mil embarcaciones y supera los tres mil pescadores, de quienes dependen al menos unas 10 mil personas de siete campos pesqueros, quienes viven, gozan o sufren las buenas y malas temporadas, sobre todo estas últimas que han sido mayoría.