Opinión

Entrenamientos después de la vacuna

¡INGENIO Y FIGURA!

Por  Filiberto Inzunza

Por fin se reporta Mister Fly One Go, pero viene enojado. -Cuéntame, le digo. -Me he terminado un frasco de loción en este año pandémico, sin que alguna chica guapa se haya percatado de mi aroma. Mi fragancia es única, de las mejores del mercado, pero uno no puede abrazar a una chica, muchos menos besarla. Las recomendaciones de Salud ya me tienen harto, culmina. -No todo es malo, ni tampoco negativo. Puedes tomar de la mano a tu novia y darle un beso en la mejilla, máxime si los dos han controlado cualquier problema del coronavirus. No hay tal impedimento y ella se refrescará con ese aroma que me dices. Además ya están surtiendo las vacunas y pronto te llegará tu turno. -Ahí está otro meollo del asunto, pregona. -Le tengo miedo, no existe mucha seguridad en la inyección, asegura. Dejémonos de eso y continúa con tu encierro hasta que llegue la hora cero. Y en eso estábamos, cuando llega la invitación a entrenamientos del equipo Santaneros. Los tatas buscaron iniciar este sábado las prácticas, con miras a la apertura de la acción, aún sin fecha abierta. La directiva de la Liga Diamante Plus no ha dicho pío.

Colofón. Y a propósito de lunáticos en cuarto menguante, antes de que se calzaran sus botines llegó el comunicado del entrenador de Santaneros. César Cázarez paró toda movilidad. “Esperen un tiempo más, después de la vacuna”, dijo, y, ¡plop! Al encierro.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo