Opinión

La edad, un balón y el juego

¡INGENIO Y FIGURA!

Por  Filiberto Inzunza

Cualquier lesión a un jugador de 70 años debe ser grave. Un cronista mencionaba que a esa edad cualquiera debería estar en su sillón de la sala de su casa, con el control de su televisor, viendo algún programa divertido. O jugando en la alfombra con sus nietos. Pelé, a esa edad, jugó un partido en beneficio de una causa social.

Llenó el estadio Maracaná. La edad, un balón y el juego, dijeron. Y las estadísticas mencionaron un gol anotado, como el 1284 en su carrera. Edson Arantes do Nascimento fue y sigue siendo la máxima figura del balompié en Brasil. Quizás a nivel mundial.

Comparado, -seguidamente- con el astro argentino Diego Armando Maradona. Las comparaciones se desvirtúan y son odiosas.

Es algo parecido a lo vivido en la actualidad con el astro portugués Cristiano Ronaldo y el pibe Lionel Messi.

Brasil tiene otra figura que se llama Neymar, pero sus lesiones son el pan de cada día.

Colofón. Y a propósito de buchalos, jospus, pillirris, -traducción- “Me diste la felicidad, pero siento que fue compartida”. ¡Ai´sí! Toco el tema, luego de volver a ver un video del 10 en la canarinha.

Y uno ve la realidad y no se arrodilla.

Jugamos o tratamos de hacerlo muchos de nosotros en medio de este clima, sin importarnos nada. En repetidas ocasiones lo digo, que no existen refacciones a esta edad.

Pero yo mismo me las trago y me voy a la cancha a darle de patadas al balón.