Opinión

La interrogante en la Diamante

¡INGENIO Y FIGURA!

Por  Filiberto Inzunza

Si en este momento dieran el visto bueno para jugarse la gran final de la Liga Diamante Plus, ¿cómo lo tomarían los jugadores? Quizás habría alegría en unos, sorpresa para otros. La realidad es que ese cotejo que quedó pendiente de jugarse, cuando faltando una semana de la suspensión por la contingencia sanitaria, ahora se revuelve en interrogantes para los involucrados. Tienen un parón de casi cuatro meses, jóvenes de la tercera edad, que lo cierto es que estén engarrotados, entumidos por este encierro hogareño. Se ha dicho que a partir del día 20 de este mes se podría abrir el abanico de la acción deportiva en todos los niveles, ramas y ligas. Pero acá, en la Diamante Plus, se necesitará algo más que ese anuncio. Tiempo suficiente para que sus elementos se preparen a conciencia para un choque donde está de por medio el título de campeón. Viene siendo la categoría más veterana. Ahí juegan los de 60 y más. Con 12 elementos en la cancha, obligados alinear a dos en la edad de 70, requisito que de poco valdría, si en tu equipo tienes ocho jugadores con ese número de años en sus piernas. Y esa interrogante se topará con los problemas del COVID-19, donde para volver a vestirte y echar de patadas al balón tendrás que tomar miles de precauciones.

Colofón. Y a propósito de gel, mascarillas y menos caras, un ingrediente extra para el juego final será el horario en que lo dicten los directivos. Las altas temperaturas que se están sufriendo este verano será un hándicap  para los tatas. A no ser que les canten la pegajosa cumbia: “Hay 40 grados nena, yo me quiero quemar”, y zas el ramalazo.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo