Opinión

Triste realidad las ambiciones

¡INGENIO Y FIGURA!

Por  Filiberto Inzunza

Triste realidad el reverso de la medalla. Hará unos días que platicábamos sobre el penoso caso de unos futbolistas que estuvieron en las filas del América y Pumas en la Primera División. Del profesionalismo regresaron al llano. ¡Total fracaso! Y eso, -a mi parecer- no debe darse. Tanta lucha desde el amateurismo para llegar a un equipo profesional y derrumbarse de la noche a la mañana. Y lo más triste, regresar a sus orígenes. Normalmente los jóvenes que inician en el futbol tienen la idea fija de llegar alguna vez al profesionalismo. Y es que no solamente se debe cumplir el llegar, sino sostenerse. De esos casos se ven mucho en el deporte mexicano. Se habla de falta de personalidad, educación, seguridad en sí mismo y un entorno familiar que arrope al muchacho. Muchos casos en la vida real para escribirse. Jóvenes con ilusiones que buscan irse, y sus padres no aceptan. Otros lo alcanzan a lograr, pero luego hablan de la querencia al terruño y se regresan más pronto que inmediatamente.

Colofón. Y a propósito de dallos, pijuros, wirrimis, -traducción- “Según el sapo es la pedrada”. ¡Ai´sí! La ambición por ser alguien en el deporte debe continuar viva. Todo es relativo en ejercer y escoger un mejor futuro. De eso están hechos los grandes, los astros, las figuras. Ellos no piensan en el fracaso, nacieron para triunfar. Esa es la copia real que se debe tomar como ejemplo, para llegar a ser o no ser.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo