Opinión

Ya casi 34 años del Coloso

¡INGENIO Y FIGURA!

Por  Filiberto Inzunza

Decir Coloso significa algo que excede mucho del tamaño natural. Puede ser una persona o cosa extraordinariamente grande o sobresaliente. Nuestro Coloso del Dique cumplirá el mes de agosto próximo 34 años. Un colosal estadio de futbol que en sus tiempos fue nuestra máxima carta de presentación.  ¡Nuestro orgullo futbolístico! No había otro mejor o que se le pareciera en todo el estado de Sinaloa. El doctor Alfredo Díaz Angulo en su administración pública, 1984-1986, hizo posible esta gran obra deportiva. Inclusive, ahora lleva su nombre, pero mayormente se le conoce como El Coloso del Dique. “El Guellito” Díaz quizás se adelantó a los tiempos. En aquellos años, viendo la problemática que existía entre futbolistas y beisbolistas por el uso del estadio Alberto Vega Chávez, atinó el médico en erigir una casa para el juego de las patadas. El parque beisbolero era casa de Garbanceros de Guamúchil cuando el equipo de la Tercera División Promocional jugaba como local. Para ello los directivos tenían que tumbar la loma que utiliza el pícher normalmente en un juego de pelota, y para el día siguiente, que había beisbol, se tenía que volverla a construir.

Colofón. Y a propósito de pases, dribling y marungas, hoy ese magnífico  escenario del futbol deja mucho qué desear. Su mantenimiento se basa únicamente en tener la cancha en mejores condiciones, pero el vetusto edificio nunca ha sido remodelado. Quizás se hizo un poco cuando fue el hogar de Murciélagos, F.C.
De ahí en fuera, las autoridades lo ven con ojos de arrogancia, pero sin inversión alguna.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo