Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Fin de un largo reinado

MI PUNTO DE VISTA

Alguien me comentó en una ocasión que si Abraham Lincoln abolió la esclavitud en Estados Unidos en 1863, si el hombre llegó a la luna, si había caído el muro de Berlín y en 1991 tuvo su disolución la Unión Soviética, no era para nada difícil que se desconociera al consejo directivo de la Asociación Estatal de Beisbol en Sinaloa, que durante más de 10 años tuvo el control de este deporte manejándolo acorde a sus intereses.

Recuerdo que cuando hice pública la primicia en este mismo espacio de que Willy Ibarra tenía los días contados al frente de la Aebas, por un mandato supremo desde el Palacio de Gobierno, algunos me comentaron que estaba delirando, porque además de que el titular de la Asociación estaba blindado y era un intocable para el jerarca de la Federación, Ibarra gozaba del respaldo gubernamental.

Pues ya vieron que no es así.

El propio teniente Alonso Pérez dictó la sentencia sobre Ibarra en una reunión de trabajo con todos los comités municipales del estado previo al Mundial Sub 15 del que seremos sede, anunciando su destitución, pero de una manera muy sutil: que ya era hora de renovar la directiva, porque así lo reclaman y marcan los nuevos tiempos.

Sin embargo, por ahí se manejaron otros detalles.

Por ejemplo, muy independiente de que Willy fue un defensor a muerte de los ideales de Alonso Pérez contra las ligas infantiles y todas aquellas representaciones nacionalistas en torneos internacionales, como el Torneo de Irvine y Japan Boys, se dice que su salida pudo haber formado parte del combo que Sinaloa presentó para aventarse el paquete de organizar el Mundial Sub 15 que arranca el próximo día 30.

No quiero decir exactamente que si Wily no salía, el Mundial no se celebraría en tierras sinaloenses. Para nada.

También me comentan, pero no lo tengo bien confirmado, que a raíz de ciertos desórdenes que motivaron la ausencia de Sinaloa en la Copa Telmex, esta fue una gota más que derramó el vaso.

Ibarra hizo cosas interesantes, debemos reconocérselo. Pero en situaciones como estas, aflora más lo negativo que lo positivo. Que Ibarra formaba las selecciones y decidía quién iba y quién no, etcétera.

No debemos olvidar, entre lo positivo, que este hombre se esmeró con todo y el problema que existía con las Ligas Pequeñas, en integrar fuertes equipos para las Olimpiadas Nacionales. Un ejemplo de ello fue la del 2013 en Mexicali, donde se ganó el Oro en dos categorías.

Relevo. Tal y como sucedió con la Asociación de Boxeo, aunque no fueron por las misas causas ni circunstancias, el beisbol tendrá su comisión reorganizadora.

La responsabilidad recaerá en alguien que el ISDE o la misma Federación designará, si es que aún no lo ha hecho.

Un buen elemento para encabezar esa comisión, y por qué no, convertirse en el sucesor de Ibarra, es "El Güero" Hernández, identificado cien por ciento con el beisbol infantil no de ahora, sino de muchos años, y un buen promotor de los torneos que al teniente le repatean en el hígado.

Esperemos a ver qué sucede.

Ayer Dios me permitió escribir estas líneas; hoy sólo ÉL sabe si podré hacerlo de nuevo.