Opinión

Fin de zafra y desempleo

Por  El Debate

Años pasan, y Mazatlán no ha podido dejar atrás su dependencia de sectores primarios como la pesca.

Esto solo vuelve a recordarnos que no hemos tenido el desarrollo suficiente como una economía robusta, sana y dinámica, que genere empleos de cantidad y calidad para cubrir la demanda. Ahora que la temporada de pesca termina, miles de pescadores tienen que buscar refugio en otros oficios para subsistir.

Años atrás lo cuentan los mismos pescadores y patrones, lo que les dejaba de ganancias la temporada camaronera les daba para pasarla hasta la siguiente zafra. Subirse a un barco era sinónimo de esfuerzos enormes, pero también de satisfacción y bienestar para los pescadores y sus familias.

Por desgracia, la pesca ha ido en decadencia, y no se avizora nada que la salve. Es un sector que ha sido depredado, tanto en sus recursos naturales los más importantes, como en los recursos públicos asignados a la misma.

La nueva política pesquera, que como tantas otras políticas en nuestro país sigue sin estar muy clara, debe fomentar sobre cualquier otro tema, el de la sustentabilidad del recurso. Es un problema que se tiene que atender, de lo contrario, no habrá apoyos que alcancen. Además, el gobierno debe crear otras opciones de empleo para los ciudadanos.