Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

¿Financia el ‘narco’ a Morena?

¿Por qué López Obrador no escuchó y por qué impuso a José Luis Abarca, a sabiendas de que la esposa de éste era parte de una familia criminal?

Foto @samlit78

Luego del crimen de los 43 de Iguala —en Guerrero—, preguntamos si el narcotráfico y el crimen organizado estaban vinculados con el financiamiento de la naciente Morena, de AMLO. 

La pregunta era obligada —a pesar de que miles nos mentaron la madre y que abundaron las amenazas de muerte—, porque en Iguala y en Guerrero solo AMLO no sabía que los Abarca —alcalde en funciones, el esposo, y la candidata a sucederlo, la esposa— eran jefes de la más poderosa banda criminal del estado.

Y es que, como aquí documentamos —con textos, videos y audios—, en sus últimas decisiones como jefe real del PRD, López Obrador impuso a José Luis Abarca como candidato amarillo a la alcaldía de Iguala, a pesar de que parte del pueblo sabía y exigía a gritos que no metiera al narcotráfico al PRD. AMLO no escuchó. Impuso a Abarca y el resto de la historia todos la saben.

¿Por qué López Obrador no escuchó y por qué impuso a José Luis Abarca, a sabiendas de que la esposa de éste era parte de una familia criminal?

La respuesta la saben todos en el PRD, pero pocos se atreven a hablar del tema. Los Abarca fueron protegidos por López Obrador, porque financiaron el activismo de AMLO en la construcción de la naciente Morena. Y cualquiera podría preguntar: ¿Las pruebas? Y, en ese caso, la respuesta sería la misma de Bejarano: López Obrador sabe todo, “pero no es tonto”.

Y viene a cuento el ejercicio memorioso, porque el pasado fin de semana, durante su campaña presidencial ilegal por Nayarit, el tabasqueño calificó de “una masacre” el enfrentamiento acontecido el pasado jueves en Tepic, donde un operativo de las fuerzas armadas consiguió abatir a 16 integrantes del cártel de los Beltrán Leyva, entre los que se encontraba Juan Francisco Patrón —alias El H2—, líder del grupo delincuencial.

López Obrador acusó a las fuerzas armadas de “ajusticiar” a los delincuentes en lugar de detenerlos. Además dijo que la mayoría de las “víctimas” eran jóvenes, a quienes “la política neoliberal les canceló el futuro y los empujó a tomar el camino de conductas antisociales”.

El ilegal candidato presidencial no perdió la oportunidad de transformar su defensa de los delincuentes en un acto de campaña anticipada. Prometió que cuando triunfe Morena “se acabará la guerra”. Y afirmó que, en lugar de “enfrentar la violencia con violencia”, se apoyará a los jóvenes, se impulsará el campo y habrá trabajo para todos.

El populismo al mejor estilo Trump, con idénticos recursos discursivos de Chávez y Maduro en Venezuela, de Evo Morales en Bolivia, de Cristina Fernández en Argentina y con un rancio tufo del viejo PRI. Es decir, por decreto y por un deseo divino los males se transformarán en bondades y ¡todos a vivir en el reino del amor!

Pero más allá del populismo discursivo, lo cierto es que aparecen puntos convergentes entre los afanes de AMLO por imponer a los Abarca en Iguala y la defensa del crimen organizado en Tepic. ¿Por qué razón, de manera repentina, López Obrador aparece como defensor del crimen organizado que campea en Nayarit?

¿Por qué López Obrador inventa mentiras monstruosas sobre la supuesta muerte de niños o jóvenes por parte de las fuerzas federales? ¿Por qué el cuento de que los criminales fueron ejecutados, antes que pedirles permiso y perdón para ser detenidos, a pesar de que recibieron a balazos a los marinos?

La respuesta podría tener una explicación en un sector de la prensa local y en testimonios de periodistas regionales que, en redes y en portales, han documentado la abundancia de dinero en la campaña de Morena; la repentina aparición de modernas y costosas camionetas al servicio de Morena que recorren pueblos y rancherías regalando todo tipo de despensas y enseres.

Es decir, de un momento a otro —y de la nada— apareció en todo Nayarit un naciente partido que tiene una costosa estructura capaz de movilizar todos los recursos necesarios para ganar votos y que se llama Morena. ¿Quién, en un estado dominado por el narcotráfico, financia a ese partido? ¿Por qué la defensa incondicional de AMLO?

Parece que asistimos a la misma historia de Iguala, en donde un alcalde del PRD, impuesto por AMLO, es culpable del crimen más atroz en décadas, cometido en un estado gobernado por el PRD, y México y el mundo terminan crucificando y culpando de ese crimen al gobierno del PRI. Sería de risa loca, si no es por el fondo perverso.

La película en Nayarit es parecida y los personajes los mismos. ¿Veremos de nueva cuenta el mundo al revés? ¿La posverdad volverá a ganarle a la verdad?

Por lo pronto, Miguel Osorio, secretario de Gobernación, decidió alzar la voz. ¡Basta de mentiras y patrañas…!, dijo. Y acusó a López Obrador de usar, con fines político-electorales, la lucha contra el crimen.

¿Hasta cuándo el gobierno federal revelará si existen nexos del narco con células de Morena?

Al tiempo.