Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Firma insuficiente

LOS MOCHIS

El alcalde de Ahome, Arturo Duarte García, signó junto con sus funcionarios de primer nivel y los regidores, sobre todo priistas, una carta compromiso en la que renuncian a la liquidación una vez que dejen de prestar sus servicios en esta administración municipal.

La medida viene a sumarse a otras que le han ayudado a legitimarse en el poder, al que llegó con un mínimo margen de apoyo de la base social.

Sin embargo, el respaldo a su liderazgo se ha venido ampliando al desenmascarar y exhibir a la administración panista anterior encabezada por Zenén Xóchihua Enciso, quien junto con sus ahora excolaboradores y exregidores se autoliquidó en forma ilegal e inmoral. El golpe final de Xóchihua Enciso y los suyos, al que se sumaron convenencieramente sus adversarios, fue de alrededor de 15 millones de pesos al erario público que bien se podían haber destinado a obras de beneficio social.

Con toda la información que ha salido a relucir y las acciones de Duarte García y sus operadores, prácticamente dejaron en el sótano a los panistas, quienes difícilmente podrán alzar la cabeza en las próximas elecciones. Incluso, estos mordieron el anzuelo, ya que Irma Cota Soto y Rosario Buelna, panistas buscachambas, más la primera que el segundo, se negaron a firmar la renuncia a la liquidación con pretextos infantiles que los colocan en la voracidad, igual que a sus compañeros de partido que se acaban de ir de Palacio Municipal.

Pero el documento está incompleto porque no están los funcionarios de segundo y tercer nivel y trabajadores que son operadores del PRI, quienes en realidad son los que luchan por la liquidación ya para irse. Además, si como dijo Arturo Duarte que los empleados de confianza no tienen derecho a la liquidación, ¿para qué firman la renuncia al finiquito?

Lo que tendría que hacer Duarte García es abrir un procedimiento legal a los exfuncionarios para que regresen lo que se llevaron de manera ilegal. Cuando menos es lo que están pidiendo los ahomenses.