Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Focos rojos

MAZATLÁN

La violencia que ha golpeado a Mazatlán en las últimas semanas es algo que a todos debe de preocuparnos. La trágica muerte de la joven Azucena Pacheco en la Machado le pegó a toda la sociedad. A Azucena la mataron en Carnaval, la mayor fiesta de los mazatlecos. Ocurrió en la plaza Machado, uno de los puntos más emblemáticos y de los principales atractivos turísticos de la ciudad.

Por eso, tanto la forma como el momento y lugar en que ella murió sacudieron a la ciudad y tardará mucho en sanar esa herida.

Hasta se habla de mala suerte de Azucena de haber estado "en el lugar equivocado" en el peor momento. ¿Pero realmente cuáles son los lugares equivocados en esta ciudad? ¿No se supone que las calles son de las personas de bien y que los que están en el lugar equivocado son los criminales? ¿No debieran estas personas estar en la cárcel?

Estas preguntas volvieron a surgir luego del hecho violento registrado en un negocio de mariscos en la avenida La Marina el pasado domingo. A pesar de que este tipo de hechos siempre son calificados como "aislados" de parte de la autoridad, no por ello debemos de ir a las causas de estos delitos. No particularizar sobre cada uno de ellos, sino verlos como la manifestación de un problema social mucho más profundo y complejo. Hay que recordar que Mazatlán vivió épocas realmente violentas que nos pueden hacer sentir que estamos en un estado de paz. Sin embargo hechos como los dos mencionados anteriormente siempre nos hacen temer que pueda haber un rebrote de violencia que nos afecte a todos.

A como estamos, hay que impulsar una cultura de la legalidad en nuestra sociedad. No desde los tribunales ni desde el ámbito de las corporaciones policiacas, sino desde las familias. Las manifestaciones a favor de "El Chapo" Guzmán son preocupantes para la sociedad. Deben de encender todas las luces rojas de alerta, pero parece que así como los jóvenes se pusieron de acuerdo para realizarlas, no hay una respuesta de la sociedad así de organizada como para combatirla. La mejor muestra de ellos son las marchas a favor de una causa y de la otra.