Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

(Fragmento)

SURREALISMO CRUDO
Avatar del

Por: Javier Angulo

"...las montañas y los ríos, los valles y el mar. Y de la misma forma, la conciencia eterna de Ixmic-mumcaye pensó en los peces y creó a los peces; pensó en los venados y creó a los venados; pensó en los gavilanes y creó a los gavilanes. Al final del tercer día, Ixmic­mumcaye sólo regresó para corregir a los gavilanes, y así esta especie dejó de emitir una melodía muy parecida a la de 'Misión Imposible' cada que iba en busca de alimento. Cinco días después, la conciencia eterna tuvo ganas de compartir una foto de sus creaciones en Instagram, y entonces creó a la humanidad, pero esta humanidad era muy distinta de la actual, era una humanidad a prueba que venía con la cabeza más grande y además no se comía las orillas de la pizzas. 'Tú serás la primera persona', dijo Ixmic-mumcaye a una figura de barro que pronto cobró vida. '¿Y ahora qué hago?' preguntó la primera persona. 'Ya sabes, lo normal', contestó la conciencia eterna y se fue, orgullosa de haber concluido su trabajo a tiempo para pasar por un capuchino deslactosado antes de llegar a casa. A la primera persona le pareció muy curiosa la idea de haber despertado a la vida en un cuerpo adulto. En el onceavo día, el creador notó que la humanidad no sólo no lo adoraba, sino que tenía la convicción cada vez más firme de que los hombres y las mujeres habían llegado al mundo para buscar la autorrealización, o cuando menos probar la cerveza. Entonces Ixmic­mumcaye sintió vergüenza, porque las otras conciencias eternas andaban por ahí y siempre se burlaban de su poca destreza a la hora de crear universos, sentimiento que se acrecentó cuando un colega se asomó a ver su trabajo y le dijo '¿a eso le llamas bagre?'. El día en que la conciencia eterna se lamentó de haber fracasado en su labor, decidió destruir el mundo de la manera más vistosa y espectacular posible. La luna teñida de rojo y más de trescientas explosiones de volcanes sirvieron de presagio a la lluvia de fuego que Ixmic­mumcaye descargó sobre toda la Tierra. La humanidad pudo ver cómo aparecían en el cielo unas manos gigantescas que sostenían un pergamino dorado en el que se leía..."

@eljavierangulo