Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Fraudean a tarjetahabientes

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL
Avatar del

Por: Redacción

Los fraudes electrónicos en operaciones bancarias en Sinaloa no tienen fin para desgracia de los usuarios que, en su mayoría, salen perdiendo aunque no tengan ninguna responsabilidad.

Demostrado está que no han servido de nada las medidas de seguridad que las instituciones financieras y los propios usuarios han implementado para evitar "el desplumadero moderno". Las cifras lo dicen todo. En el periodo de enero a julio de 2014, en Sinaloa se han registrado 600 casos en el que los tarjetahabientes han visto mermar sus capitales y quedar endeudados con miles de pesos de la noche a la mañana.

Incrédulos, los usuarios acuden a los bancos a investigar las "irregularidades" y se llevan la sorpresa de su vida. Los menos raspados son aquellos que son exhimidos de esas operaciones porque se acredita que no tuvieron nada qué ver, pero otros se quedan "chiflando en la loma" porque los "expertos en saquear las cuentas" no dejan rastro y los bancos no asumen esas pérdidas. De hecho, el delegado de la Comisión Nacional de Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), Fernando García, reveló que de las quejas este año sólo el 30 % se han resuelto a favor de los usuarios porque en el 70% restante es casi imposible demostrar la responsabilidad a terceros. Y es por lo de siempre: clonación de tarjetas de crédito o débito, compras en otros lugares por internet y en cajeros automáticos.

>

De ese tamaño es el problema que viven los clientes de los bancos que de por sí sólo para su santo rezan, con contratos ventajosos para la marca. Así, a los usuarios le sale más caro el dinero.

Una de las medidas de prevención es que los usuarios contraten la alerta bancaria para que en tiempo real reciban información de alguna irregularidad para actuar de inmediato.

Sin embargo, ya es hora de que se investigue a fondo en los bancos para deslindar alguna colusión de empleados en estos saqueos.