Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

¿Fumaron algo raro?

SAPIENZA

Las leyes ciertamente moldean la cultura, y como sociedad deberíamos preguntarnos qué tipo de comunidad deseamos moldear. Esto viene al caso porque ingenuamente mucha gente de influencia en la política ha creído que la legalización de la mariguana reducirá su precio drásticamente y con ello dejará de ser un negocio lucrativo del crimen organizado. Suponiendo que ello fuera cierto, lo que se estaría produciendo sería un mayor número de consumidores, pues con un precio más bajo, la droga estaría al alcance de cualquiera, y sin una penalización de por medio, no sólo se permitiría su consumo, sino hasta se alentaría de una manera comercial. Las entidades políticas del mundo que han legalizado su uso saben, o deberían saber, que este es el primer paso para que sus ciudadanos se inmiscuyan con drogas más fuertes, que tendrán un alto costo no sólo monetario para el erario, sino social. Una simple cuestión de lógica dice que si ya hay grandes problemas sociales y de salud con las drogas legalizadas como son el tabaco y el alcohol, no debería echarse más leña a la hoguera. La sociedad no necesita otra sustancia que le altere la mente. En accidentes automovilísticos, la droga ilegal que está presente con mayor frecuencia es la mariguana, de acuerdo a la Asociación Médica de Estados Unidos. El consumo de mariguana durante la juventud es responsable de la disminución en el coeficiente intelectual hasta en ocho puntos; se afecta el desempeño cognitivo de la persona, el cual no se restaura ni al suspender el uso de la droga. Si con la penalización de la droga es difícil combatir su producción y su consumo, ¿qué hace pensar que al volverla accesible para la gente, su demanda disminuirá? La lógica dice que ocurrirá lo contrario. El alcohol es hasta ahora la droga legalizada de mayor consumo, pero ante la búsqueda de una mayor excitación, sin duda una mayor cantidad de gente consumirá mariguana sin ningún impedimento legal. Al igual que con otras conductas antisociales y moralmente denigrantes, que ante su proliferación ahora se ven como normales, el consumo de la mariguana tal vez se vea en un futuro próximo como algo socialmente aceptable. Si la posibilidad de que pronto tengamos otra droga a la mano de manera legal no inquieta a los políticos, será que necesitan informarse mejor, o ¿será que algo raro han fumado?