Opinión

El futbol en Sinaloa: de sus orígenes al profesionalismo

LA HOGUERA

Por  Gabriel Yàñez Pérez

Nuevo estadio de futbol en Mazatlán.(Foto: El Debate)

Nuevo estadio de futbol en Mazatlán. | Foto: El Debate

La historia reciente está llena de libros y documentos que han despertado conciencias, impulsado proyectos sociales, o bien, que  simplemente nos ayudan a mantener vigentes hechos importantes y el esfuerzo de grandes mujeres y hombres.

El denominador común que ha movido al éxito a esas publicaciones ha  sido, a mi juicio, su aparición en el momento preciso, la profundidad documental y, algo muy importante, el carisma narrativo de sus autores.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Escribo esto porque hace apenas unos cuatro meses, el 27 de febrero de 2020, para ser exacto, fue publicado el libro Pioneros del futbol sinaloense”. Un ejemplar que se lee con fluidez y que incluso ya mencioné en otra colaboración. Pero en esta ocasión lo retomo por su trascendencia y finalidad, lo que nos permite, según palabras de su propio autor, Rafael Borbón Ramos: “recordar las primeras etapas del futbol de Sinaloa y traer a la memoria los acontecimientos que se vivieron, poniéndolos de forma muy amena a disposición de cualquier persona, sea o no aficionada a este apasionante deporte”. En este libro, donde se narran muchos de los sucesos de la historia del balompié en nuestra entidad, se hace también mención de aquellos personajes que, desde los años cuarenta, y en su carácter de jugadores, árbitros, promotores y comunicadores, establecieron los cimientos de una afición futbolera que ha transcendido generaciones y que ha sido cuna de grandes futbolistas de talla nacional e internacional. 

Esta obra, que entre muchos pasajes e información nos presenta los nombres de 1,300 de los iniciadores de la práctica de este deporte en Sinaloa, se convirtió rápidamente en un documento que los futbolistas y aficionados quieren conservar. Es muy grato atestiguar la efervescencia que ha generado la obra del Ing. Borbón. ¿Ya lo leíste? ¿Viste que aparece tu nombre? ¿Te acuerdas de ese pasaje?, estas y más son la preguntas que espontáneamente surgen entre los más veteranos. 

A pesar de que este material se agotó rápidamente (sabemos que se imprimieron apenas 10 mil ejemplares), sabemos que está por editarse otro tiraje importante; sin embargo, cualquiera puede tenerlo, ya que está disponible en su versión digital, donde supera al día de hoy las 85 mil descargas. A decir verdad, se trata de una publicación que, sin mayores pretensiones literarias, se constituye en todo un legado por su enorme trabajo de recopilación documental. Este libro estará ahí siempre para recordarnos a todos aquellos que cimentaron el potencial futbolístico del que hoy goza Sinaloa. 

Con este ejemplar, no sólo se generó la apertura de una carpeta digital en el Archivo Histórico General del Estado de Sinaloa, sino que también se le dio impulso a una iniciativa para que el primer domingo de junio se conmemore en Culiacán el día de las y los futbolistas. Esta propuesta la hizo suya el alcalde Jesús Estrada Ferreiro, y hoy, es ya un decreto oficial con la aprobación de su cabildo. Por otra parte, y motivado también por esta publicación, la Federación Mexicana de Futbol Amateur ha puesto en marcha programas de promoción a nivel nacional, a efecto de que se vayan generando bibliografías alusivas a los pioneros del futbol en cada estado del país.

Ante esta perspectiva, donde nos queda claro la relevancia que el futbol representa para los sinaloenses, es sumamente motivante saber que hoy somos una plaza rentable para este deporte, donde se cuenta ya con un estadio de talla mundial y un equipo profesional como el Mazatlán FC, que hoy hará precisamente su debut en Primera División. ¡Mucha suerte!

EJEMPLO A SEGUIR. Con el paso del tiempo, hemos apreciado cómo las estructuras orgánicas de los Ayuntamientos poco a poco han ido aumentando para cumplir con los compromisos políticos de las y los alcaldes en turno. En anteriores ocasiones hemos escuchado también anuncios de reingenierías administrativas que han quedado sólo, como coloquialmente se dice, en puras llamaradas de petate. Si embargo, en días pasados fuimos testigos de un adelgazamiento en las áreas del Ayuntamiento de Culiacán, con lo que se busca, a decir de su eficiente secretario, Othón Herrera y Cairo, “generar una estructura más funcional que optimice recursos y evite la duplicidad de funciones”. Bien por esta iniciativa y esperamos que sea replicada en los demás Ayuntamientos.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo