Selecciona tu región
Opinión

Garbanzos de a libra

LA HOGUERA

Por Gabriel Yàñez Pérez

-

En mi columna anterior, abordé lo superficial e inflados de muchos aspirantes que sueñan con ser candidatos. Hablaba tanto de aquellos que han surgido de la noche a la mañana sin mayores argumentos que sus apariciones en las redes sociales, como de otros que si bien son ya conocidos, pretenden convencer al electorado con cambios cosméticos pero sin presentar ideas o argumentos de lo que ocupa nuestro estado para salir adelante. Al cerrar dicha reflexión manifesté que lo que necesitamos son candidatos con trayectoria, capaces y empáticos con la gente y sus necesidades, y para ello dejé abierta la pregunta sobre su existencia. Pues bien, debo agradecer a todas las personas quienes me expusieron en mensajes sus opiniones, fuesen estos optimistas o fatalistas.

En relación a ello, debo señalar que no comparto el distópico escenario de quienes piensan que no existen opciones electorales (aspirantes) que valgan la pena, y que por lo tanto lo que nos queda es escoger al menos peor. En lo personal, así como sabemos que de todo hay en la viña del señor, también sé de políticos y funcionarios ejemplares que nos demuestran que no todo está perdido y solo es cuestión de ser más reflexivos y analíticos para poder distinguirlos. 

Por citar un ejemplo, leí con agrado la siempre interesante columna del popular Juacer, un buen amigo  y profesional de los medios, quien hizo alusión a un encuentro casual que tuvo con el  mazatleco Gabriel García Coppel, quien lo invitó a presenciar un encuentro con mujeres integrantes de una asociación civil en la cual el segundo lleva ya una década participando desinteresadamente. Esto lo traigo a colación porque es precisamente este pata salada, a quien afectivamente se le conoce como el Gabo, una muestra de que aún existen actores de la vida política que son capaces, honestos y sencillos. Servidores públicos que en verdad tienen una vocación por servir y no una ambición por servirse. El popular Gabo, quien actualmente se desempeña como titular del Servicio de Administración Tributaria en el Estado (Sates), se caracteriza por apoyar diversas causas sociales y sin hacer tantos aspavientos o saturar el Facebook con fotografías arregladas.

Otros nombres que puedo citar de estos garbanzos de a libra son por ejemplo: el Lic. Gonzalo Gómez Flores, secretario general de Gobierno, quien se caracteriza por ser un hombre recto, formal y de resultados en su desempeño profesional; está también el siempre eficiente titular de la Secretaría de Obras Públicas, Osvaldo López Angulo, de los pocos además que le llevan el ritmo de trabajo al gobernador y a quien no le da descanso ni domingos ni días festivos. En la misma línea se encuentran otros más como el prestigiado Pepe Chuy Gálvez, titular de Innovación Gubernamental, y quien prácticamente ha digitalizado todo el funcionamiento de las dependencias oficiales, ofreciendo al público trámites  mucho más sencillos y rápidos, incluidos aquellos que  han tenido gran demanda y que están orientados para la atención de la población por los efectos de esta pandemia (call center COVID-19). 

En fin, amable lector(a), de que hay buenos elementos en la política y en el servicio público los hay, será ya cuestión personal y de coyuntura si alguno o algunos de ellos, deciden y son aprovechados como figuras políticas para el 2021.

LA CELADA. En estos momentos, resulta inevitable opinar sobre la innecesaria e insulsa pregunta (sobre todo por cómo la redactó la SCJN), con la que se cuestionará al pueblo (siempre sabio) si se debe aplicar la Ley a quién o quiénes han cometido algún delito o hecho deleznable como robarse los recursos públicos.  Pues… ¿qué no es lógico que todos vamos a decir que sí?  Si acaso los enjuiciados son los que pudieran decir que no (Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña). Además, lo que aún no queda claro es el cómo va a ser el proceso de esta consulta de marras y el costo exacto que tendrá (no ese rango tan holgado que se maneja de entre 4 y 8 mmdp), porque de que va a costar, va a costar, y no cualquier centavo.  Con la declaración de antier del senador Ricardo Monreal, en el sentido de que se pretende que la consulta se realice el mismo día de las próximas elecciones (6 de junio); es evidente que la celada ya se puso, porque de oponerse el PRI, PAN o PRD, será a ellos a quienes se les cargará el costo político del despilfarro que costará hacerla otro día. En contraparte, de fructificar esta propuesta, lo cual me resulta poco probable por requerir de mayoría calificada, entonces estaríamos en la antesala de otra Cámara Baja sin contrapesos a los designios del presidente.

Síguenos en