Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

"Gandallismo"

LOS MOCHIS

No cabe duda que el año pasado fue "El año de Hidalgo" para el exalcalde de Ahome, Zenén Xóchihua Enciso, así como para sus funcionarios de primer nivel, directores, regidores y encargados de las paramunicipales, quienes al cierre de la administración se fueron visiblemente grandes.

Al menos hasta ayer se tenía conocimiento que por concepto de liquidaciones el Ayuntamiento había gastado poco más de 9 millones de pesos, cantidad que día con día se hace mayor, lo cual ha desatado una ola de críticas por parte de líderes de diferentes organismos y sectores de la sociedad, lo que prácticamente ha echado por la borda la imagen que se había ganado la pasada administración municipal. Muy posiblemente en los próximos días se den a conocer más "pagos" que se autorizaron al cierre de ese periodo, lo cual no sorprendería. Aunado a ello, basta echarse una vuelta por el centro de la ciudad para darse cuenta de otros "detallitos", ya que claramente hay más puestos en las banquetas, y qué decir de la edificación de más gasolineras en diferentes puntos de la ciudad, cuyas aprobaciones se dieron al por mayor en las últimas sesiones de Cabildo de la anterior administración. Por todo lo anterior se pude pensar en muchas cosas, como en qué había detrás de tanta insistencia de Xóchihua Enciso porque le aprobaran un megacrédito, el cual finalmente no se concretó, tras la "grilla" que le montó la presidenta del PRI en Ahome, Nora Arellano. Si así, se "fueron grandes". Además, está la extraña forma en la que se dieron las concesiones para la recolección de la basura y el cambio de luminarias.Por otro lado, el que de plano no tuvo vergüenza es el exregidor y ahora subdirector de Desarrollo Social, Abraham Ibarra García, quien muy en su papel se acercó a los medios, con tal de figurar, para asegurar que en su momento el estuvo en contra de dicho pago, pero, al ser cuestionado sobre si lo había recibido, tuvo que admitir que sí. Seguramente no tuvo más opción o de plano su necesidad por agarrar unos pesos más fue mayor a la de los intereses del pueblo, eso sí, sigue prendido del erario municipal al mantenerse ahora como funcionario. Qué políticos. Ni a quién irle.