Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Gasolinazo 'incendia' bolsillos

MAZATLÁN

Ayer sábado se registró un nuevo aumento a la gasolina. El quinto de los 12 "ajustes" que se van a dar a lo largo del año. Lo peor es que un alza en la gasolina tiene una repercusión directa en toda la cadena de productos y servicios que consumimos. Todo se mueve con gasolina, si esta sube, se refleja en todo lo demás.

Lo malo es que mientras nuestros flamantes legisladores – de todos los colores – idearon los gasolinazos para bajar el subsidio sobre el precio del combustible, no pensaron o de plano no les interesó el efecto que esta cadena de aumentos tendría sobre el pueblo.

Estudios comparativos del precio de un tanque de gasolina de 45 litros del 2000 a 2014, respecto a lo que ha subido el salario mínimo en ese mismo periodo, desnudan cómo los aumentos – sólo considerando el puro combustible – han ido mermando el poder adquisitivo de los ciudadanos.

En ese periodo, un tanque de 45 litros pasó de 234 pesos en el año 2000 a 566 pesos en 2014. En el mismo lapso, el salario mínimo pasó de 37.90 pesos a 67.29, considerado esto en el centro del país. Lo malo es que aunque el salario también muestra un aumento, ni de cerca iguala a lo que subió la gasolina. Esto sin contar las cosas que usted podía comprar con 37 pesos hace 14 años, que seguramente son menos las que compraría hoy con 67 pesos.

Si usted es ama de casa o jefe de familia, sabrá que los mil pesos que destinaba para el mandado hace diez años le rendían mucho más de lo que le están rindiendo ahora. Ni se diga el aumento que ha tenido el precio del tanque de gas. Por el mismo líquido usted está pagando muchísimo más que hace años y al igual que la gasolina, no tiene la seguridad de que le vendan las cargas completas.

Por eso es que el nivel de descontento de las familias es alto en Sinaloa y el país. Todo se encarece por malos manejos y aumento de la burocracia, puesto que para ahorrar, nadie pensó en reducir los sueldos millonarios que ganan nuestros funcionarios, sino que decidieron sacar ese dinero del bolsillo del pueblo.

Ahora nos venden a la Reforma Energética como la única salida para bajar los costos de la luz, el gas y las gasolinas. Quieren convertir el hartazgo ciudadano en apoyo hacia las reformas. Lo malo es que el pueblo es escéptico y hasta no ver, no creer. K