Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Generoso

BAJO LA LUPA
Avatar del

Por: Arturo Brizio Carter

La fecha FIFA paralizó a las ligas del mundo. De alguna forma se entiende que en Europa se jueguen partidos a escasos meses del mundial, ya que su eliminatoria para la Euro 2016 es larga y cansada. De igual manera, los asiáticos tendrán, por ahí de enero del próximo año, su justa continental, pero en el resto del orbe, la mera verdad es un exceso que se hagan tantos juegos y se someta al jugador a un desgaste, entre viajes, concentraciones y el mismo partido, desde mi punto de vista innecesario. Y luego no quieren que lleguen exprimidos a la copa del mundo. Por lo pronto, el chistecito ya le costó al tricolor la baja por lesión de Francisco Javier Rodríguez y de Giovani dos Santos. El "Maza" se trajo una contusión en la pantorrilla y "Gio" sufrió el enésimo desgarre en su carrera.

Lo único futbolero que se vivió en nuestro país, hablando del máximo circuito, fue el encuentro pendiente entre el Guadalajara y los Leones negros de la UdeG, donde las Chivas resucitaron a costa de un débil rival, que parece condenado irremediablemente a regresar al infierno de la división de ascenso.

El equipo dirigido por Carlos Bustos puso fin a una sequía goleadora que ya desesperaba a su fanaticada, y fruto de ello pegó un enorme salto en la tabla de clasificación, al grado de ponerse a tiro de piedra de aquellos que buscan el boleto a la fiesta grande, así como para separarse un buen de la quema por el no descenso.

Chivas llegó a 9 unidades, lo que lo coloca a un solo punto del octavo lugar que es Querétaro, lo que implica que con una victoria más, ya hablaríamos del "Rebaño" como un equipo instalado en zona de calificación.

Por ello, no cabe duda de lo generoso que es el sistema de competencia en México. Cualquier equipo, con una temporada de lágrima, puede hilvanar tres victorias y colarse en un minitorneo, como es la liguilla, donde cualquiera puede coronarse campeón.

El tema no radica en que si el futbol mexicano es emocionante o no. Para mí, tendría que ir más allá. Cómo podemos pedirle a nuestros futbolistas la intensidad y la pasión que requiere la alta competencia, por ejemplo en una copa del mundo, si se la pasan jugando partidos de a mentiritas el 90 por ciento de su carrera.

El diseño de la LigaMx premia el menor esfuerzo. El simple hecho de calificar, ya hace rentable a un equipo, insustituible a un entrenador y revalúa a una plantilla aunque los echen a las primeras de cambio.

La baja asistencia a los estadios, aun en liguilla, y las audiencias en televisión muestran que el producto se está deteriorando y la paciencia del gran consumidor, el público, se está agotando.

Ojalá se encontrara la fórmula para entrelazar lo económico con lo deportivo. Mientras, gracias a la generosidad del sistema, ¡viva la mediocridad!