Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Gente espiritual

Per saecula saeculorum

Hoy en día nos parece un poco confuso hablar de espiritualidad, sobre todo a las personas de generaciones anteriores que muchas veces confunden el término o el hecho de ser espiritual con sólo ser fervorosamente religioso, orar o asistir a algún templo, por lo tanto los que la llevan de perder y les llueven críticas no siempre constructivas son los jóvenes "vacíos" que nos alejamos de la Iglesia, que no coincidimos con las instituciones que de muchas maneras no comulgan con nuestras creencias justas de la vida, con las personas que las encabezan que algunas veces no son coherentes con lo que promulgan y mil cosas más que nos empujan lejos de los brazos de algo "espiritualmente conocido" hacia algo totalmente nuevo que nos ofrece diferentes maneras de ver las mismas cosas desde otra perspectiva a la que le damos más sentido, llámese yoga, ishayas, cristianos, meditación o como quieran ponerle, hay algunos métodos, giros y medios que son tan personales que ni nombre llevan. El caso es que hace días me topé con una lista muy bonita sobre la 'Espiritualidad 100% Saludable' sin tener que tocar ninguna religión, ninguna creencia y por su puesto sin prejuicios. Así como cuando conoces a alguien que se siente que es espiritual, inmediatamente y sin explicación nos sentimos atraídos hacia esa persona. Así que si ustedes religiosos, aislados, ateos o simplemente "freelancers" de su autosuperación quieren llegar a alcanzar una espiritualidad satisfactoria es hora de seguir a su corazón y de leer esta lista que a continuación me tomé la molestia de tomar prestada de un bellísimo texto que encontré, "trucos" me gusta llamarles, "Trucos para saber si somos espiritualmente saludables":

1. Te has quitado la careta de víctima, ya nunca juegas ese papel, ahora tu rol es el de el diseñador de tu propio destino, y nadie quiere tener un diseñador victimizado.

2. Amas realmente tu vida porque sientes que estás viviendo tu verdadero propósito o misión, o sigues en busca de éste pero disfrutando el trayecto.

3. Constantemente sientes que estás contribuyendo a tu sociedad, que eres generoso y que sirves a los demás de alguna manera, y no sólo lo sientes, lo haces y lo contagias.

4. Ya no vives en una montaña rusa de emociones, tus sentimientos y pensamientos se sienten como suaves olas y tu cielo está claro la mayoría del tiempo de manera que siempre puedes navegar.

5. Cuando te das cuenta que estás juzgando a otros en tu mente, te das cuenta rápido que estás haciendo algo mal, que quieres acabar con eso y que probablemente lo que no te gusta de los demás tiene que ver con algo que tienes que aceptar de ti mismo.

6. Ya no te da miedo tomar la decisión equivocada, porque ya sabes que de todo, siempre sale algo bueno, aunque sea una lección.

7. Entiendes que la libertad y la felicidad son cosas que se cultivan desde adentro y entre más trabajes en ellas, más frutos cosecharás. 8. Ya no sientes que debes ser perfecto, ni modo, todos cometemos errores, hacemos desplantes y todo es una expresión de lo que estamos siendo por dentro, pero no dudas ni un minuto en pedir disculpas o mejorar tu actitud, te arrepientes.

9. Pasas tiempo en silencio y añoras paz en algún momento de tu día cuando es muy ajetreado, porque necesitas apagar todo y sólo respirar, decir "un momento y gracias".

10. Tienes el valor para deshacerte de amistades que ya no te benefician y las despides secretamente agradeciéndoles lo bueno que te trajeron en su tiempo.

11. Tu alma siempre está contenta porque dejas salir al menos una vez al día a ese niño que llevas dentro.

12. No te sientes desconectado de tu gente en ningún momento, ni cuando no los vez, ni cuando estás solo.

13. Te paras a admirar los colores, los sabores, la belleza y los detalles del día con la sensibilidad de un niño y eso te enriquece.

14. Expresas tus necesidades y deseos con toda la confianza y sin confrontar a nadie.

15. No sientes que tienes que explicar tu estilo de vida, porque tu sabes que te hace bien a ti y que tu le haces bien a otros, probablemente no funcionaría si fueras otra persona, tu manera de vivir es tuya y funciona.

16. Estás presente en el ahora 50% del tiempo, y lo disfrutas (el otro 50% sueñas, planeas y vives el futuro que te espera con alegría).

17. Confías en tu intuición y no dudas de ti, actúas cuando lo necesitas.

18. Confías que la vida te arroja problemas que son pequeños exámenes para pasar la vida, los tomas como lecciones, no castigos.

19. Estás dispuesto y tienes la capacidad de enamorarte una y otra vez, de tus hijos, de tus amigos, de tu pareja, de tu familia y de tu trabajo.

20. Empiezas el día con la intención de ir a la cama dando las gracias o con una sonrisa en la boca de lo bien que la has pasado. Si eso no es espiritualidad... que alguien me explique otra vez. ///

[email protected]