Selecciona tu región
Opinión

El país se transforma para bien cuando se escucha a la gente

DEVERAS

Por GERARDO VARGAS LANDEROS

-

Aun cuando hay quienes prefieren no darse cuenta, México ha cambiado mucho, sobre todo en lo referente a la relación entre gobernantes y gobernados.

Ha sido un cambio, que como todos, no ha estado exento de resistencias y obstáculos desde que hace más de 14 años, Andrés Manuel López Obrador decidiera presentarse como opción ante los mexicanos con un proyecto alternativo de nación que finalmente recibió un abrumador apoyo con el voto de más de 30 millones de mexicanos en julio de 2018. 

Este apoyo ciudadano que aún se mantiene en niveles muy altos, aun cuando han pasado 2 años de ejercicio de Gobierno y de que estamos viviendo una de las crisis mundiales de salud y económicas más fuertes en la historia reciente debido al coronavirus SARS-CoV-2, nos demuestra que cuando se escucha a la gente las transformaciones para bien suceden. 

Y es que los cambios están a la vista, como el hecho de tener un presidente que se da el tiempo para, cada mañana, tener un diálogo con el pueblo a través de la prensa como ha sido la característica de AMLO desde que fue jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

Pero un cambio, sin duda, mucho más profundo y que pocos podríamos haber imaginado hace apenas unos pocos años, es un jefe del Ejecutivo mexicano que no interviniera en asuntos de su partido político de origen hasta ahora que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha permanecido al margen de lo que sucede en el instituto político que él fundó, dejando además muy claro que tanto la dirigencia nacional de Morena como la selección de sus candidatos deberán ser decisiones de la ciudadanía. 

Esto, además de hacer del deber  una realidad, otorga lo que los mexicanos han venido demostrando desde hace ya mucho tiempo pero que no se les había reconocido, y es que nuestra ciudadanía ha madurado volviéndose más crítica, más vigilante de sus derechos, pero también más participativa y propositiva, es decir, ha crecido y demanda ser tratada con verdad, respeto y honestidad.

Estos cambios no son algo menor, y el ejemplo de esto está en que en 2018, el único que supo entender el sentir exacto de la ciudadanía como mayores de edad a quienes ya no los envuelves con oropel fue quien hoy despacha en Palacio Nacional.

A dos años de gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador continúa dando ejemplo de ser un atento escucha del pueblo por encima de los actores políticos y económicos, y quienes estamos convencidos del proyecto de la Cuarta Transformación y buscamos aportar nuestra gotita de agua en la consolidación de estos profundos cambios que ya se han iniciado, bien haríamos en seguir los pasos del Ejecutivo, escuchando más a la gente y dejando que sea ella la que decida quiénes habrán de representarnos tanto en los puestos de elección popular como en el ámbito partidista hacia el 2021 y 2024.

Y es que es tiempo de darnos cuenta que no hay mejor estrategia que escuchar a la gente y mantenernos unidos para poder responderle como esperan y merecen, pues la situación que enfrenta el mundo, México y claro, Sinaloa, no permite medias tintas ni mezquindades, sino que requiere de alianzas con la ciudadanía para consolidar la transformación. 

Síguenos en