Opinión

Hacia una economía moral, el libro más reciente de AMLO

DEVERAS

Por  GERARDO VARGAS LANDEROS

Casi todas las ideas contenidas en este libro han sido formuladas por el presidente Andrés Manuel López Obrador con anterioridad en sus libros, sus discursos y en las conferencias mañaneras, de manera que Hacia una economía moral es un compendio de sus lineamientos ideológicos y su programa de Gobierno en pos de la igualdad y la paz con justicia social. Ante todo, en su libro AMLO explica los tan llevados y traídos "cómos" que tanto le exigen los intelectuales orgánicos del neoliberalismo, que dicen estar de acuerdo con su diagnóstico socioeconómico, mas no así con sus planteamientos para superar la pobreza y la marginación de más de 50 millones de mexicanos.

El doctor Carlos Urzúa Macías, exsecretario de Hacienda, en su papel de ideólogo de la reacción, ningunea al libro de AMLO en cuanto a su contenido económico. Y así es, no les dice nada a los economistas neoliberales encerrados en su torre de marfil, insensibles al sufrimiento de las mayorías populares y paladines del modelo económico extractivista, que promueve la entrega de los recursos naturales de la nación mexicana a los consorcios extranjeros. Por lo tanto, les parece una herejía un nuevo proyecto de nación que postula la soberanía energética y alimentaria, el combate a la corrupción, la reactivación económica y la pacificación del país. Bien dijo la maestra Ifigenia Martínez en 1989 de los economistas Salinas de Gortari y Aspe Armella: "No saben ni jota de economía, pero lo que los hace peligrosísimos, con el poder que detentan, es que no saben que no saben".

Es explicable que a los economistas neoliberales  les parezca extraño el libro de AMLO que, según ellos, mezcla la gimnasia con la magnesia, al introducir el bienestar social como una categoría del análisis económico.

Andrés Manuel López Obrador, en su libro número 17, llama al pan, pan; y al vino, vino; pero también, con esa claridad meridiana que lo caracteriza, nos dice quién nos quita el pan y quién nos quita el vino. Pero además, nos dice cómo impedir que eso siga sucediendo, de una vez y para siempre.

Después de reconocer el papel tan destacado en la transformación de México de lo que llama las benditas redes sociales, AMLO explica el núcleo filosófico de la economía moral así: el paradigma que estamos construyendo se basa en la convicción de que es más fuerte la generosidad que el egoísmo, más poderosa la empatía que el odio, más eficiente la colaboración que la competencia, más constructiva la libertad que la prohibición y más fructífera la confianza que la desconfianza.

Tenemos la certeza de que los principios éticos y vanguardistas de nuestro pueblo son las claves del nuevo pacto social y del modelo de desarrollo para el México que está renaciendo tras la larga y oscura noche del neoliberalismo.

Antes de concluir, quiero comentar que el pasado sábado 30 de noviembre se cumplió un año de la primera entrega de esta columna “Deveras” y por esta permanencia quiero agradecer a los amables lectores de EL DEBATE, tanto impreso como en su plataforma digital, pues cada miércoles recibo mensajes de muchos de ustedes alentándome a seguir adelante.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo