Opinión

Infraestructura para el bienestar en Sinaloa

DEVERAS

Por  GERARDO VARGAS LANDEROS

Foto temática(Debate)

Foto temática | Debate

Soy un convencido de que la obra pública debe tener siempre un sentido social, es decir, debemos dejar de lado la obra de relumbrón (para lucimiento personal del gobernante), para construir infraestructura para el bienestar.

Y es que un estado de bienestar, como el que se pretende construir en la Cuarta Transformación, pasa también por dotar de infraestructura que signifique la posibilidad de progreso de la gente.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Esta visión es la que viene poniendo en práctica nuestro presidente, Andrés Manuel López Obrador, quien el pasado fin de semana estuvo en gira de trabajo por mi tierra, Sinaloa.

Aquí, el Ejecutivo federal supervisó los avances de la construcción de la presa Santa María, en el municipio de Rosario, donde se comprometió a terminarla antes de que termine su mandato en 2023 y que traerá beneficios a más de  2 mil 550 productores, producirá 231 gigavatio-hora (GWh) al año en energía eléctrica y generará un estimado de 12 mil 500 empleos. 

También inauguró la planta potabilizadora Miravalles y el acueducto Picachos en Mazatlán, obras que buscan limpiar el agua y garantizar el abasto de agua potable por 20 o 30 años más en el municipio, beneficiando a más de 500 mil habitantes y respondiendo a un añejo clamor de los mazatlecos con respecto a la falta de calidad y escasez del agua potable en el puerto. 

Aquí mismo, en la presa Picachos, nuestro presidente comprometió también un acueducto que lleve agua a Concordia, pues le parece contradictorio que, estando la presa en territorio de este municipio, no cuente con agua suficiente para sus pobladores. 

Finalmente, inauguró la carretera de San Ignacio, en Sinaloa, a Tayoltita, en Durango, obra que simboliza en todo su esplendor la visión del presidente López Obrador, pues se trata de dos comunidades separadas por la sierra, pero con una historia en común y la falta de una vía segura de comunicación mantiene a sus pobladores marginados del desarrollo que podrían alcanzar, puesto que “actualmente los habitantes de una y otra población transitan por el lecho del río Piaxtla, pero solo pueden hacerlo en tiempo de secas, cuando es mínimo el caudal del río”, dijo el mandatario. 

Explicó también que “para visitar a una familia entre las dos comunidades, para hacer un negocio, atender una contingencia o una emergencia, se tiene que rentar una avioneta o esperarse a las secas para atravesar durante 12 horas el lecho del río Piaxtla, pero una vez que se concluya la carretera, el tiempo de recorrido se reducirá a solamente dos horas”.

Esta visión llevada a la realidad por el presidente Andrés Manuel López Obrador demuestra que cuando dice “primero los pobres” no se trata solo de un slogan, sino que es una convicción de Gobierno en la que todas las acciones y decisiones, ya sean políticas, económicas, sociales o de infraestructura, tienen como prioridad buscar que quienes padecen cualquier grado de marginación alcancen los niveles de bienestar que necesitan para abandonar así las filas de la pobreza ya que, sin duda, una sociedad es tan fuerte como logre ser su eslabón más débil.

Es esta visión la que, desde Morena, buscó consolidar en Sinaloa, replicarla y multiplicarla para todos los municipios del estado, en todos los campos pesqueros, las comunidades rurales y colonias populares, pues, sin duda, el recurso más importante en nuestro estado es la gente.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo