Opinión

La urgencia económica vs crisis de salud

DEVERAS

Por  GERARDO VARGAS LANDEROS

Negocios cerrados en el Centro de Culiacán, Sinaloa(Foto: El Debate / Cristina Félix)

Negocios cerrados en el Centro de Culiacán, Sinaloa | Foto: El Debate / Cristina Félix

México comienza a retomar actividades, no tanto porque la crisis sanitaria haya pasado o reducido su intensidad, sino porque la crisis económica aparejada no permite, en muchos casos, seguir en el total confinamiento.  

Y es que las dos prioridades que la mayoría tiene en estos momentos parecen ser incompatibles o contradictorias entre sí, pues por un lado tenemos que cuidar nuestra salud permaneciendo en el confinamiento y por el otro, la urgencia de reactivar las actividades económicas se vuelve cada vez más evidente, ya que muchas empresas han cerrado o han tenido que empezar a disminuir salarios o, de plano, despedir parte de su personal, lo que ha ocasionado la pérdida de más de un millón de empleos en el país.  

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

En Sinaloa, las cosas no son distintas y, según cifras conservadoras, se han perdido más de 6 mil empleos formales, y a estas alturas todos sabemos de alguien que ha perdido su trabajo o ha visto reducir su ingreso, por lo que aun cuando el semáforo COVID-19 está en rojo para la entidad, la crisis económica está obligando a comenzar la reapertura de comercios en una forzada adaptación a lo que se ha llamado la nueva normalidad.  

Y es aquí donde la innovación tomará un papel principal, pues las empresas que pretendan sobrevivir tendrán que invertir y buscar el equilibrio entre permanecer abiertos y ser seguros para sus clientes.  

Y es que los clientes serán menos, pues la sana distancia marca que se atiendan menos personas y los gastos en mecanismos de protección serán mayores, pues no solo se trata de que el personal tenga cubrebocas o protectores, sino que los locales completos deberán tener medidas sanitizantes, además de dispositivos o medidas que permitan mantener la distancia.  

Dentro de este estado de cosas, ya se ha anunciado la apertura de algunos cines, restaurantes y algunos espacios al aire libre, y de hecho, en cada municipio del estado podemos darnos cuenta que cada vez más negocios se encuentran abiertos, incluso, el día de hoy, oficialmente, Mazatlán retomará sus actividades, pero de manera limitada, ya que todos los negocios, empresas y comercios que hasta el inicio de 2020 dependían absolutamente de la afluencia de clientes o usuarios, hoy tendrán que reducir el acceso para mantener la sana distancia. Como es el caso de los hoteles que solo podrán operar al 40 %. 

Así, en esta etapa, donde la crisis económica obliga a retomar actividades aun cuando la epidemia sigue en niveles preocupantes, la ciudadanía debe estar muy atenta y exigir; por un lado a sus autoridades que den claridad, certeza, apoyos y reglas claras hacia la iniciativa privada, que es la que crea la mayor parte de los empleos en el país, y por el otro, obligar a los mismos negocios  para que cumplan con las medidas sanitarias y de distanciamiento, pues sería todavía peor que nos pase como en algunos estados en Estados Unidos que abrieron demasiado pronto y hoy están regresando al confinamiento, pero con consecuencias incluso mayores en contagios y pérdidas económica.  

Este tiempo en que la decisión parece imposible entre la salud o la economía, cabe la reflexión sobre que nunca los extremos fueron buenos y que el llamado debe ser a la unidad, es decir, para superar la crisis con éxito debemos entender que México somos todos; iniciativa privada, Gobierno y sociedad civil, y que en las diferencias debemos encontrar cómo caminar juntos, con reglas claras que permitan participar a cada quien en la solución, pues de otra forma solo seguiremos siendo parte del problema. 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo