Opinión

Solo la unión desde la ‘sana distancia’ nos hará superar esta crisis

DEVERAS

Por  GERARDO VARGAS LANDEROS

Esta vez quiero aprovechar este espacio para agradecer y felicitar a la sociedad civil en todo México, y particularmente en Sinaloa, ya que la mayoría ha tenido un comportamiento excepcional de responsabilidad y solidaridad al ejercer por voluntad propia el autoaislamiento, además de acatar las medidas preventivas de higiene para evitar el contagio. 

Y es que, aunque como todos sabemos, apenas ayer la Organización Mundial de la Salud ha declarado a México en la fase 2 de pandemia de COVID-19, lo que significa que ya hay casos de personas infectadas que no saben dónde contrajeron el virus o que fueron contagiadas localmente;  en Sinaloa y en el país entero la sociedad civil ha decidido  anticiparse con algunas medidas de prevención y con enormes muestras de solidaridad y autocuidado. 

Así es, en Sinaloa y México, aun cuando existen quienes quieren sacar provecho de la emergencia, la mayoría se muestra precavido, cuida a sus familias y busca informarse de manera veraz, y lo más importante;  se está gestando desde la gente misma un fenómeno en redes sociales donde ciudadanos comunes lanzan mensajes de apoyo y hacen propuestas serias para superar esta crisis que amenaza la salud y la economía mundial.

Por esto, quiero reconocer a quienes miran muy por encima de las diferencias políticas e ideológicas  y se dan cuenta de que esta crisis es distinta, más grande, y requiere hacerle frente de manera diferente. Por eso  mandan mensajes solidarios publicando sus teléfonos celulares en caso de que alguien necesite ayuda con alimentos, previendo que habrá mucha gente desempleada mientras dure la epidemia. O aquellos empresarios grandes, medianos y chicos que han decidido hacer un esfuerzo para que sus empleados sufran lo menos posible la baja en las ventas o aquellos que, con suma responsabilidad, han pedido a sus trabajadores con mayor riesgo (adultos mayores, enfermos crónicos, mujeres embarazadas, etc.) que trabajen desde su casa. 

Hemos visto también que lugares como bancos, cadenas comerciales y restaurantes han adoptado, desde hace semanas, grandes medidas de precaución: el distanciamiento de los clientes o usuarios, limpieza exhaustiva de instalaciones, gel antibacterial disponible, entre muchas otras. 

Asimismo, hemos visto, a través de los medios de comunicación y las redes sociales, a quienes incluso hacen valientes propuestas para frenar la crisis económica, y que solicitan medidas, como suspensión de pago de servicios, créditos o hipotecas, mismas que poco a poco va teniendo eco, tanto en los Gobiernos de todos los niveles como en los sectores empresarial y bancario.

Así, la sociedad civil, en su mayoría, inaugura la fase 2 con un llamado desde la “sana distancia”, una exhortación que a través de las redes sociales se escucha fuerte y claro. ¡Hagamos lo que esté en nuestras manos para superar como nación esta crisis!

De esta forma, los mexicanos demostramos que somos una raza solidaria por naturaleza, y desde el confinamiento aún podemos alzar nuestra voz haciendo el llamado a ayudar a las autoridades de salud,  a los médicos, enfermeras, y ahora también soldados y marinos que se encuentran en el primer frente de batalla, y a todos los niveles de Gobierno, responsabilizándonos de nosotros mismos y nuestras familias, cuidándonos, ayudando y protegiendo a los más vulnerables en la medida de nuestras posibilidades. 

Solo así, unidos en la distancia, podremos superar esta crisis, recuperarnos, y al final salir fortalecidos.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo