Selecciona tu región
Opinión

Gestión sociocultural, una necesidad urgente en México

FARAFARA

Por Jorge Guadalupe Pacheco

-

La sociedad se caracteriza porque se ha constituido a partir de núcleos poblacionales que tienen su origen en grupos étnicos que poseen rasgos identitarios de una cultura propia, es decir, la sociedad de los pueblos de México está íntimamente ligada a los elementos culturales de una raíz viva de diferentes grupos indígenas que se asentaron en el territorio nacional. 

Muchos estados del país han iniciado una transición hacia un nuevo modelo de gobierno, el hecho de tener por primera vez en la historia una visión de izquierda significa grandes retos en su política y modelo de gobernabilidad, en el cual la inclusión, la equidad de género, los derechos culturales son vitales para mejorar las condiciones económicas, sociales y políticas para fortalecer la gobernabilidad desde una posición democrática. 

Aunque tenemos que tener claro que los tiempos de campañas son tiempos de promesas, tiempos extraños. Son los días en que se ensayan las mejores mentiras y le apuestan a nuestra desmemoria. Recordemos que la realidad en nuestro país siempre supera la fantasía, la ficción. 

Es fundamental hacer lo posible por mejorar el lugar donde vivimos, la inseguridad ha secuestrado los lugares más hermosos de nuestro estado, la violencia predomina en todo nuestro país, ello producto de un problema generacional que reside en los distintos procesos de la construcción de nuestra nación en el ámbito político, económico, social y cultural. 

Apostarle a la cultura desde un modelo sociocultural permitirá orientar de manera transversal la política cultural en México, desde un plan estratégico integral que atienda las dimensiones de la cultura para investigar, proteger, y difundir el patrimonio natural, histórico y cultural material e inmaterial para sensibilizar, concientizar y promover actitudes de pertenencia social, que permitan involucrar en este proceso a los gobiernos municipales, los diferentes sectores de la sociedad y a la comunidad en general.

Es por ello que el Estado es responsable en diversificar la oferta de recreación cultural, animación sociocultural, así como el desarrollo de las artes y la formación de los públicos para la cultura y el arte.

Los festivales culturales son una maravillosa oportunidad para impulsar una oferta que toque la sensibilidad, para permitir el desarrollo cultural cualitativamente y cuantificablemente en los municipios que necesitan ser proactivos y realizar gestiones para sumarse los programas culturales del Instituto Sonorense de Cultura, para fortalecer su quehacer cultural, además de diseñar una oferta cultural con calidad y con contenido formativo, es por ello que a través de la identidad, inclusión e innovación se puede trabajar en un plan de acción cultural que propicie y active el gusto por el arte y la cultura. 

Para ellos existen cinco infinitivos, irreductiblemente humanos, que son útiles para identificar algunas finalidades sustantivas de la gestión cultural: CONOCER las necesidades fundamentales de los municipios ¡que exponga públicamente sus diagnósticos!, no solamente en discursos de esperanza! CONCILIAR con la diferentes fuerzas políticas y oposiciones intelectuales con la finalidad de desarrollar un proyecto plural e intercultural. VALORAR lo que administraciones han hecho, es necesario una memoria histórica del desarrollo en los municipios, poner en orden el archivo histórico y trabajar fehacientemente para la cultura. DIRIGIR significa también gobernar, ser líder y PARTICIPAR con todas las instituciones educativas, clubes de servicio, consejos económicos, cámaras, todos los sectores, y que exprese la convicción de servir con vocación.

Ese es el propósito de los cinco infinitivos que se proponen como esbozo de posibles finalidades para una gestión cultural para el desarrollo comunitario. Es importante su formulación en infinitivo para subrayar con negrita la vocación de actividad en la gestión desde un modelo claro y pertinente.

La gestión cultural desde una posición intercultural permite un ejercicio de aplicación de conocimientos con vocación, insisto de SERVICIO. Esa diferencia depende, seguramente, de la capacidad y formación académica, familiar, social y cultural para dejar espacio y tiempo a todas las manifestaciones socioculturales que deberán siempre conducir el progreso de cada región del país, tan diversas y sus propias identidades.

El desarrollo cultural de los municipios solo puede alcanzar niveles deseables en la medida en que se unan las voluntades y las fortalezas de la comunidad, los diversos sectores de la sociedad, los tres niveles de gobierno en función de planes y proyectos alineados a las políticas culturales de México.

Leer más: ¡Viva el mexicano!

Es pertinente que los actores protagónicos de todos los campos del quehacer cultural vislumbren las áreas débiles que se mantienen marginadas del compromiso del trabajo cultural, deben ser investigadas para su restauración y las intangibles sean investigadas para difundir sus hallazgos culturales, plantear y gestionar en función de las necesidades prioritarias, sin menoscabo de ninguna.

Síguenos en

Temas