Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Gobernabilidad social

IDEAS PARA EL CAMBIO

La sociedad enfrenta una severa crisis de gobernabilidad y de falta de resultados en las acciones de gobierno. Las instituciones públicas están debilitadas y, en muchos casos, han perdido capacidad de operación. La ciudadanía es más desconfiada, pues se da cuenta que las decisiones gubernamentales no siempre impactan favorablemente sobre el desarrollo y el bienestar.

Sin embargo, hoy se asume que la gobernabilidad sólo puede ser posible a través de una alianza estratégica entre sociedad y gobierno. Para garantizar esta alianza, es indispensable atender con eficiencia las demandas ciudadanas, así como promover mayor justicia social y solidaridad económica. Sólo así se gana gobernabilidad.

Ante esta realidad, ha ido surgiendo un nuevo enfoque denominado gobernabilidad social. Este se instrumenta con base en tres lineamientos básicos: promover el desarrollo político para impulsar la transformación desde lo local, impulsar la formación social y comunitaria para reforzar a las organizaciones que son fundamentales para el desarrollo regional, y mejorar la organización ejecutiva para dirigir con eficiencia las instituciones públicas e incentivar la participación social.

El modelo de gobernabilidad social también se compromete con la ética en el ejercicio de gobierno, con la educación para la participación ciudadana, con una mayor vinculación entre gobierno y sociedad, con el diseño de una sólida estructura jurídica y con la instrumentación de medidas sociales que aseguren legitimidad política en el ejercicio del poder.

Bajo estos principios, el enfoque de gobernabilidad social se orienta a mejorar la calidad de la administración pública y asegurar gobernabilidad. Además, incorpora modernas tecnologías gerenciales para mejorar la eficiencia de las instituciones públicas.

El enfoque de gobernabilidad social permite generar un cambio de fondo en la administración pública, al mismo tiempo de que promueve decididamente la responsabilidad social, y estimula el poder ciudadano ante las decisiones públicas y los procesos sociales. Es decir, se construye ciudadanía.

En el diseño de una sociedad diferente, mejor y más comprometida consigo misma, existe la necesidad de incorporar nuevos enfoques y métodos para gobernar y garantizar gobernabilidad. La base fundamental de esta nueva relación tendrá que basarse en el siguiente principio: ningún derecho sin responsabilidad.

Cuando quienes conforman la sociedad y el gobierno tan sólo se dedican a tratar de evadir sus responsabilidades, o cuando los derechos son mayores a ellas, la solidaridad social se erosiona y se inhibe el crecimiento económico. La sociedad no avanza.

Y eso es lo que está sucediendo ahora. En lugar de construir puntos de encuentro, cada quien tan sólo trata de evadir responsabilidades. Así no se logra nada. Por eso, en estos momentos sería muy conveniente probar el enfoque de gobernabilidad social.