Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

"Golpe" al paladar

GUASAVE

Las próximas vacaciones de Semana Mayor pintan para ser de las más caras para las familias que acostumbran visitar los balnearios y disfrutar de los variados platillos a base de pescados y mariscos, pues ante la escasez de estos los restauranteros se han visto en la necesidad de incrementar los precios de manera considerable.

Estos aumentos en promedio van desde los 15 a los 30 pesos por platillo, a excepción de los camarones naturales, que en un hecho inusual y derivado del alto precio que tiene este producto en el mercado, subió de 280 a 380 pesos, lo que lo convierte en un alimento selecto y casi vedado también para gran parte de los consumidores que durante estas vacaciones de verano abarrotarán la playa de Las Glorias y Boca del Río.

De por sí ya es costumbre en muchos de los vacacionistas acudir con provisiones, es decir, con alimentos y bebidas que permitan evitar ahorrar gasto en los sitios de recreo, pues siempre en Semana Santa los costos de los alimentos y antojitos propios de la temporada se incrementan, pues aprovechan la gran demanda que se genera.

Sin embargo, el repunte que esta vez tuvieron los platillos a base de pescados y mariscos pudiera ser una arma de doble filo para los restauranteros, pues muchas familias que de manera limitada se daban el gusto de comer en un restaurante en anteriores temporadas, hoy seguramente lo pensarán dos veces antes de sentarse a comer.

Ojalá que el personal de Profeco cumpla con su tarea de garantizar que los restauranteros tengan visible al público la lista de los precios, pues sería muy lamentable que el consumidor se entere de los nuevos y elevados precios después de comérselos.

Quizá este año como nunca los paseantes tomarán sus previsiones y se llevarán lo necesario a su destino, pues de lo contrario deberán desembolsar sus ahorros para poder darse unas vacaciones agradables y no de carencias.