Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Golpe cubano, y el proceso de EU

MI PUNTO DE VISTA
Avatar del

Por: Luis Alfonso Félix

Amigos, Cuba terminó alzando el trofeo de campeones con una brillante victoria sobre quien demostró ser el más poderoso hasta la penúltima jornada, Estados Unidos. Ganaron con autoridad y hambre de gloria ante el rival más odiado tanto en lo deportivo como en lo político.

Los estadounidenses habían hecho todo relativamente fácil antes de llegar a los últimos partidos donde su pitcheo acusó cansancio. Consiguieron triunfos escandalosos como aquel 25-0 a Sudáfrica y 14-2 a Panamá en la primera fase, y arrasaron en la segunda ronda con todos los candidatos al título.

Pero fue ahí donde empezaron sus problemas, excepto –curiosamente- en su duelo contra los cubanos a los que derrotaron 10-2. Al campeón Venezuela le pegaron 6-2, y enseguida tuvieron que recurrir a los extrainnings para ganarle a China (3-2) y México (10-9).

Cuba por su parte tuvo tres triunfos consecutivos con el mismo marcador (12-2) sobre Argentina, Venezuela y Australia, tres rivales no tan cómodos como con los que se topó Estados Unidos al arranque del certamen, excluyendo a los panameños. Luego registraron el marcador más escandaloso de todo el certamen, un 30-0 a Lituania que ni las manos metió, seguido de otra paliza y blanqueada de 21-0 a Hong Kong.

Los marcadores holgados resultaron normales tanto para uno como para el otro en sus respectivos grupos donde fueron sembrados de tal manera que su avance no fuera complicado.

Ya en la segunda fase, a Cuba se le complicaron las cosas. Ahí se topó con Estados Unidos, quien los derrotó 2-0 para quitarles el invicto; ganaron a duras penas (3-2) a China y tropezaron con México 2-5 antes de superar 2-1 a Panamá, cuyo triunfo les abrió las puertas a la final con ayuda de los estadounidenses que ese mismo día (sábado) sacaban de la jugada al tricolor.

Proceso. Las federaciones de Estados Unidos trabajan muy diferente a otros países. Digamos que son un modelo a seguir, pero que nadie sigue.

Los "gringos" venían de sufrir una humillación en el Mundial U-12 celebrado hace dos años en Chihuahua, y desde entonces, se propusieron a crear un proceso que les permitiera armar una selección más aceitadita.

La Federación hizo un trabajo de scouteo hasta por debajo de las piedras, y reclutó a 60 jóvenes de todo el territorio norteamericano para concentrarlos en una academia. Con ellos se abocaron a trabajar diariamente y después de tres meses recortaron a la mitad.

La tarea siguiente fue trabajar a fondo con los 30 jugadores y llevar a cabo el recorte final dos semanas antes de cantarse el playbol. Fue así como seleccionaron a quienes consideraron los 20 idóneos para venir a México, donde no pudieron coronar todo ese esfuerzo y estrategias al caer con Cuba en el partido que no debían perder.

Diferente. Y mientras los Estados Unidos realizaban tan aplaudible planeación de un equipo, en México, donde siempre nos ha valido gorro los esquemas que vemos y que debemos imitar, se creaba una selección prácticamente al vapor que por poco les da resultados.

El equipo se armó con quienes fueron scouteados en la Copa Telmex celebrada durante el mes de junio en Querétaro, y a la que por cierto no acudió Sinaloa por no haber cumplido con algunos trámites que, como ustedes ya saben, reventaron en el derrocamiento de Willy Ibarra.

Este modelo estoy seguro que ni la extinta Liga del Pachuco Villa la hubiera adoptado.

--

Ayer Dios me permitió escribir estas líneas; hoy sólo ÉL sabe si podré hacerlo de nuevo.