Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Golpes a la corrupción

LOS MOCHIS

Tres empleados de la Junta Municipal de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Ahome fueron detenidos por elementos de la Policía Municipal tras sustraerle el combustible a un camión Vactor que traían en servicio en el ejido Compuertas.

Los agentes preventivos los sorprendieron en plena operación, en la que también se arrestó a un civil, quien aparentemente compraría el combustible. Los policías requisaron 7 bidones de 20 litros de diesel cada uno.

Con esto se demuestra que la "ordeña" de las unidades de las paramunicipales y del Ayuntamiento traspasó el trienio panista, en el que 17 empleados de Servicios Públicos Municipales fueron detenidos por esa misma práctica y a más de un año no se les ha resuelto su situación. Así, la administración priista está atacando la herencia perversa que dejaron los panistas.

Los casos de corrupción que están saliendo a relucir no sólo son de la ordeña de combustible de las unidades, sino también de otra naturaleza.

Ahí está el caso del inspector de la Dirección de Inspección y Normatividad, quien también fue detenido hace tres días por elementos de la Policía Ministerial del Estado por recibir dinero para extender documentos apócrifos a comerciantes en la vía pública.

Podría decirse que los involucrados son trabajadores, del nivel más bajo, pero ¿no habría de niveles más arriba? ¿Qué no se daban cuenta los mandos superiores de lo que estaba pasando? ¿Había complicidades o de plano no había ningún tipo de control?

El caso del inspector de Inspección y Normatividad y los trabajadores de Japama constituyen dos golpes a la corrupción menor en la comuna, que no es de extrañar porque así empiezan las nuevas administraciones para legitimarse en el poder.

Los golpes espectaculares les fascinan a los nuevos "reyes" de Ahome para deslindarse y distinguirse de sus antecesores, pero al tiempo se desentienden de esos problemas y hasta los solapan. Pero esto último es lo que no quieren los ahomenses.