Selecciona tu región
Opinión

Siete consejos para un presidente municipal

POLIARQUÍA

Por Guadalupe Robles

-

1. Que no se le suba el cargo. Véase en el espejo de los que fueron y ahora no son. Cómo están, qué hacen, quién los procura. Aprenda de sus errores y no piense que usted será mejor que ellos. Mejor demuéstrelo. Que no se le suba el cargo, pero si ya se le subió, difícilmente tendrá remedio. Sus aduladores no se lo permitirán.

2. No subestime al cabildo. Es el error favorito de los presidentes municipales. Creen que los regidores y el síndico procurador son sus empleados. Los presidentes olvidan que no los pueden despedir porque llegaron también por el voto popular. Son sus iguales, y todos juntos, son más que el presidente. Y tienen más facultades y poder.

3. Mantenga buena relación con el gobernador. Usted no tiene derecho a pelearse con un gobernador nomás porque sí, ya que afectará a su municipio. Recuerde que los gobiernos municipales están en quiebra, y apenas salen con la nómina. Los apoyos de los gobernadores es fundamental. Ni modo, así son las cosas. Guárdese sus pleitos personales, pues mucho le costará a los que gobierna.

4. Escoja buenos colaboradores. Se dice que el gobierno municipal es el más cercano a la gente. Evite funcionarios pedantes, prepotentes y flojos. No invite a colaborar a sus amigos si no tienen vocación de servicio. A usted lo evaluarán todos los días por ellos. Y si fue mal presidente municipal, se lo recordarán toda la vida.

5. No se esconda de los medios de comunicación. Contestar preguntas no es fácil. Tiene que tener datos, respuestas a los problemas y paciencia. Mucha paciencia. No se esconda de los medios. Dé la cara. Un presidente que se esconde de los medios, generalmente no está trabajando.

6. Entienda el papel del síndico procurador. Este cargo tiene muchas facultades legales, que habían estado dormidas o bostezando. Sepa que es el gran contrapeso en el gobierno que usted encabeza. Así lo dispone la ley. No se pelee con su síndico procurador o le pesará. Enséñese a cabildear en su propio cabildo, o no lo dejarán gobernar.

7. No minimice a los regidores de su propio partido. En todas partes pasa lo mismo: el presidente minimiza a los regidores de su propio partido, porque según él, ya los tiene seguros. En la bolsa. Considera que ellos tienen la obligación de apoyarle en todo. Entonces descuida su atención. Atención que sí brinda a los contrarios, a quienes les da poder, buen trato y favores. Entonces vienen las revueltas internas. El enemigo está en casa y usted lo ha dejado crecer.

Síguenos en

Nació en Culiacán, Sinaloa. Es politólogo por la Universidad Autónoma Metropolitana. Cuenta con una Maestría en Administración Pública por el Instituto Politécnico Nacional (IPN). Es Doctor en Derecho de la Información por la Universidad Autónoma de Occidente, donde es profesor e investigador desde hace 13 años.
Además, fue profesor por 5 años en la Universidad Autónoma de Sinaloa, en la facultad de Estudios Internacionales y Políticas Públicas. Ha sido Coordinador de la Maestría en Gestión y Política Pública (4 años) y Coordinador del Doctorado de Gobiernos Locales y Desarrollo Regional (2 años) de la Universidad Autónoma de Occidente.
Ha tomado cursos de postgrado en las universidades españolas de Salamanca y Carlos III de Madrid. Cuenta con una estancia académica posdoctoral en la Universidad HEC de Montreal, de Canadá. Es autor de 5 libros y ha participado como coautor en 6 libros más, además de varios artículos arbitrados.
En 2004 fue representante de México ante el programa Sociedad Civil e Instituciones Democráticas, auspiciado por el Departamento de Estado de USA. Ha sido colaborador de El Debate desde 1989, con su columna “Domingo Político desde México” publicada en Guamúchil. Se ha desempeñado por más de 35 años como servidor público en los tres niveles de gobierno. Su último cargo: Coordinador de Asesores del Gobernador de Sinaloa.

Ver más

Últimas noticias