Opinión

Guamúchil me dio el voto y se lo regreso en obras: MLV

SOBRE EL CAMINO...

Por: Benjamín Bojórquez

Para el gobernador Mario López Valdez el amor que no se refleja en el presupuesto ni en los hechos no es amor, y bajo esa reflexión el Gobierno del Estado impulsa un paquete de obras materiales por encima de lo proyectado en el Plan Estatal de Desarrollo, lo que se traduce en una mejoría sustentable en los 18 municipios de la entidad y más en aquellos donde los alcaldes empujan fuerte la gestoría, como es el caso especial de Salvador Alvarado con Liliana Cárdenas Valenzuela.

Precisamente ayer el gobernador en Guamúchil inauguró y puso en marcha obras de pavimentación de 5 kilómetros, lo que significan 65 millones de inversión, además de la puesta en marcha del Centro de Alto Rendimiento Coloso del Dique y el inicio de los trabajos de reconstrucción completa de la carretera a la Ciénega de Casal, cuya ruta ya demandaba una nueva cinta asfáltica por las condiciones tan deplorables en las que se encuentra desde que se construyó hace dos décadas.

La alcaldesa fue muy clara en su intervención al ponderar la participación y apoyo del gobernador para la apertura de mas áreas pavimentadas, pero a su vez el gobernante le reconoció a la presidenta municipal su insistente gestoría política para conseguir la aprobación de las obras, no únicamente ante las instancias del estado, sino en las dependencias del Gobierno Federal e incluso ante los legisladores sinaloenses, como es el caso particular del diputado federal y coordinador Heriberto Galindo.

El gobernador reconoció que los diputados federales tienen mu- cho qué ver en la asignación de los presupuestos récord que se han logrado en los cuatro años de su administración estatal, pero de nada serviría lograr cifras millonarias si no se aplican con responsabilidad, y más aún si se cae en subejercicios por la falta de una proyección adecuada como lo demandan las exigencias de las instituciones financieras del país en función de las reglas que rigen el gasto del dinero público.

Es responsabilidad oficial de todo gobernante apoyar a los municipios, pero también decisión personal de destinar inversión extra, y en el caso de Salvador Alvarado hay dos motivos que lo animan a dar más: la persistente gestoría de la alcaldesa Liliana Cárdenas Valenzuela en la petición de obras ante la instancia estatal y el hecho de que los alvaradenses le dieron el voto para hacerlo ganar la gubernatura, y en un plan de gratitud, esos votos se los regresa en obras como es notable a ocho meses del gobierno local.

GOTITAS DE AGUA. El guamuchilense Carlo Mario Ortiz Sánchez, subsecretario de Obras Públicas del Gobierno del Estado, se paró ante el podio y micrófono en mano rezó un rosario de las obras de pavimentación que se inauguraron y las que el 12 de mayo anunció el gobernador Mario López Valdez, como es el caso de los callejones del primer cuadro de la ciudad y que ayer fueron inaugurados, cuyo circuito ya se está cerrando. Para el funcionario estatal oriundo de Guamúchil fue un escenario ideal para muestrear sus aspiraciones futuristas. De hecho, en los últimos meses de lo que va del año se le ha visto en su tierra chica, lo que levanta las suspicacias de los especuladores...El diputado César Fredy Montoya Sánchez no se quedó atrás, y desde el trayecto rumbo al presídium montado para el acto del gobernador Malova derrochó saludos y abrazos, como si fuera candidato, incluso el gobernador lo puso sobre las nubes cuando personalmente le agradeció la solidaridad desde los asuntos legislativos para con el Gobierno Estatal...Solamente dos exalcaldes de Salvador Alvarado estuvieron presentes en el evento, los doctores Florentino Camacho Rivera y Jorge Casal González, ambos reconocidos por su gestión.

benjamin.bojorquez@debate.com.mx