Selecciona tu región
Opinión

El campo le sigue dando buenos resultados al país

CAADES

Por Gustavo Rojo Plascencia

-

La pandemia por covid-19, declarada desde el 11 de marzo del 2020 por la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha impactado la economía y la sociedad, tanto en la forma en que nos comunicamos y nos relacionamos como en la manera de producir y comercializar nuestros alimentos.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el año pasado, la economía mexicana cerró con la más profunda crisis económica de los últimos 90 años, expresado así por el entonces secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), una contracción del −8.5 por ciento, y por sector económico, la industria se desplomó −10.2 por ciento y los servicios −7.9 por ciento.

Lo anterior, como resultado de las medidas de contención del virus SARS-COV-2, como fueron la parálisis total o parcial, del 45 por ciento de los sectores de la economía considerados no esenciales.

Sin embargo, el sector primario (agricultura, ganadería y pesca), al ser considerado un sector estratégico, siguió produciendo alimentos para los más de 126 millones de mexicanos, lo que permitió que el 2020 concluyera con un crecimiento del 2.0 por ciento.

De esta manera, los 5.8 de productores agrícolas del país, privados y ejidales, generaron 262.5 millones de toneladas de alimentos con un valor de 675 mil millones de pesos, consolidando a nuestro país como el décimo segundo productor mundial de alimentos y la séptima potencia exportadora.

Para el primer trimestre del 2021, la economía nacional registró una caída del −2.8 por ciento, mientras que la industria se contrajo −2.0 por ciento; y los servicios, −3.4 por ciento, y nuevamente, el campo le volvió a dar buenos resultados al país y a los mexicanos, al registrar un crecimiento del 2.6 por ciento.

Asimismo, en el 2020, las exportaciones de productos agroindustriales, agrícolas, pecuarios y pesqueros representaron divisas para el país por 39 mil 125 millones de dólares, principalmente por la exportación de productos como cerveza, aguacate, berries, tomate, pimientos y carne de bovino, con destino a Estados Unidos, Japón, Canadá y China, lo que representó un crecimiento del 4.1 por ciento.

Esto significa que el sector agroexportador mexicano supera en importancia económica a la exportación de petróleo (17 mil 483 mdd), a la inversión extranjera directa (11 mil 864 mdd) y la derrama económica que genera el turismo extranjero (11 mil 024 mdd), y se encuentra casi al mismo nivel de las remesas que envían nuestros connacionales desde el resto del mundo (40 mil 601 mdd).

Mientras que, por otro lado, las importaciones de alimentos se ubicaron en 27 mil 167 millones de dólares, lo que da como resultado una balanza agroalimentaria con saldo positivo durante los últimos seis años. Esto significa que le vendemos más alimentos al mundo de los que les compramos y, por lo tanto, captamos más divisas, de los que salen del país, lo que también favorece la apreciación de nuestro tipo de cambio.

Sin embargo, en el periodo enero-mayo del 2021, la exportación de productos agroalimentarios representó ingresos por 18 mil 718 millones de dólares, un crecimiento del 11 por ciento, mientras que las importaciones se ubicaron en 14 mil 487 millones de dólares, un aumento del 30 por ciento. Este acelerado ritmo de crecimiento de las compras al exterior no se observaba desde la crisis inmobiliaria de

Estados Unidos, allá por 2007-2008.
En conclusión, a pesar de la crisis económica, de la crisis de salud, las condiciones adversas de clima (sequía) y políticas públicas que han minimizado el presupuesto al campo, los productores seguimos de pie y dando buenas cuentas al país. Esperamos que esta sea una oportunidad para mostrar la importancia estratégica de nuestro sector y sea considerada en la formulación y aprobación del nuevo Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2022.

Síguenos en