Opinión

Mejoran las expectativas para el garbanzo

CAADES

Por  Gustavo Rojo Plascencia

El garbanzo es la semilla de la planta Cicer arietinum, herbácea de la familia de las leguminosas. Cada vaina puede contener hasta tres garbanzos. En nuestro país conocemos el garbanzo de color beige, pero en países como la India lo podemos encontrar en variedades roja, negra y café.

El garbanzo es la tercera leguminosa de grano que más abarca superficie en el mundo, después del frijol y del chícharo. Es una rica fuente de proteínas, fibras y minerales para millones de personas en los países subdesarrollados y para los vegetarianos.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

El garbanzo es un importante mejorador de la fertilidad del suelo, porque fija el nitrógeno atmosférico. Esta leguminosa se autoabastece del nitrógeno que necesita (80 por ciento), ya que fija hasta 140 kilogramos de nitrógeno del aire. Por lo que, en la rotación de cultivos, el garbanzo deja en el suelo, a los cultivos subsecuentes, una importante cantidad residual de nitrógeno y materia orgánica.

Debido a que su raíz es profunda, es un cultivo resistente a la sequía, al extraer el agua de las capas profundas del suelo. Lo que resulta relevante, ya que 11 municipios de nuestro estado registran sequía severa; y siete municipios, sequía extrema, según el Monitor de la Sequía en México, emitido por Conagua.

A nivel mundial, se producen aproximadamente 12 millones de toneladas de garbanzo anualmente, destacando la India, con el 65 por ciento de la oferta global, seguido muy a lo lejos por Australia, con el 7 por ciento; Birmania, con el 4.6 por ciento, y Pakistán, 4 por ciento.

México se ubica en el noveno lugar mundial, con una superficie sembrada de 62 mil 606 hectáreas para el año agrícola 2021 y una oferta de 125 mil 498 toneladas de garbanzo, que representan solo el 1 por ciento de la producción mundial.

En este escenario, Sinaloa se ubica como el principal productor nacional de garbanzo con 36 mil 155 hectáreas, que considerando un rendimiento de 2.1 toneladas por hectárea, representa una producción de más de 75 mil toneladas, que se empezaron a cosechar a principios del pasado mes de marzo.

La superficie sembrada y, por ende, la producción, superan en un 80 por ciento la superficie propuesta por el Consejo Estatal de Desarrollo Rural Sustentable, en septiembre del 2020, lo que trajo como consecuencia una sobreoferta del grano, que desplomó los precios en las primeras trillas hasta los 14 mil pesos por tonelada.

Sin embargo, en las semanas siguientes, debido a los bajos rendimientos obtenidos por las heladas que afectaron algunas regiones del norte de Sinaloa, así como por la caída en la producción en el estado de Sonora, quien es el segundo productor nacional, los precios repuntaron hasta 20 mil pesos por tonelada.

Asimismo, ya hay ofertas de comercialización por parte de Estados Unidos, Canadá y China para exportar un volumen importante, que posiblemente seguirá presionando al alza, en beneficio de los productores.

En la actualidad, el garbanzo, al ser un cultivo de exportación, no entra en los esquemas de comercialización de granos básicos de Segalmex. Hoy es la oferta y la demanda del grano, así como los precios internacionales, los que establecen los precios regionales.

Sin embargo, las Asociaciones de Agricultores le brindan a los productores el servicio de almacenaje y conservación del grano, para evitar que malbaraten su cosecha.
Mientras tanto, la Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero del municipio de Guasave reporta una recuperación del 50 por ciento de los créditos de avío del garbanzo, de un financiamiento total de 120 millones de pesos y estiman una recuperación del 90 por ciento para finales de este mes de abril.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo