Opinión

Hay que seguir buscando

SAPIENZA
Avatar del

Por: EMMANUEL

¿Quiere Israel aniquilar a la población civil palestina? Israel ha anunciado por diversos medios a la población civil palestina, que se aparte de los objetivos militares palestinos, que son el verdadero centro de atención de las fuerzas israelíes. Además, Israel sigue permitiendo que cientos de vehículos de carga con comida y medicina para los palestinos sigan cruzando la frontera para ayudar a la gente de Gaza, mientras que lo que sale de allá son proyectiles con destino a las ciudades israelíes. Por otro lado, son las autoridades palestinas, lideradas por grupos terroristas como Hamás, las que piden que la población civil no abandone los lugares de peligro (para que sirvan de escudo y puedan culpar a Israel de sus muertes). Bien lo dijo el primer ministro israelí: "Estamos usando los misiles para proteger a nuestra población civil, y ellos (los palestinos) están usando sus civiles para proteger sus misiles". Si el gobierno de Israel quisiera aniquilar a la población palestina, no se explica cómo de 1970 a la fecha dicha población se ha duplicado. En virtud de la ausencia de fósiles que muestren los cambios graduales de una clase de ser viviente a otra como dice la Evolución, Stephen Jay Gould propuso la teoría del equilibrio puntuado, que dice que en determinados periodos, la naturaleza sufría un cambio brusco y una especie daba lugar a otra completamente distinta sin dejar huella. De acuerdo a ello, una pequeña mutación podría afectar completamente a un ser adulto. Una gallina podía poner un huevo y, debido a la mutación, al momento de la eclosión aparecería un conejo, digamos. Era otra forma de complementar lo que con anterioridad había dicho el genetista, Richard Goldshmidt, en el sentido de que de manera no comprobada, podría surgir lo que él llamó el monstruo esperanzado, que era la aparición de un ser nuevo que al aparearse (¿con quién?) daba lugar a otra especie. Los anteriores son casos imposibles de verificar y caen más en la fantasía que en la ciencia verdadera, aunque aparezcan en libros científicos. Que se sepa, ninguno de los cientos de miles de granjeros en el mundo ha visto nunca eclosionar de un huevo de gallina (o de pato, ganso, guajolote o cualquiera otra ave) algo que sea distinto a los padres que lo engendraron. Pero hay que seguir buscando, tal vez el monstruo esperanzado se sabe esconder muy bien.