Selecciona tu región
Opinión

Jaime Montes, rumbo al gabinete de Rubén Rocha Moya

Por Héctor Ponce

-

Aunque desde hace tiempo era recurrente el rumor de la salida de Olga Sánchez Cordero de la Secretaría de Gobernación, el día de ayer cayó de sorpresa, hasta para la misma funcionaria, que tuvo que interrumpir un evento en el que estaba presente para acudir a Palacio Nacional, donde la esperaba su relevo, el gobernador con licencia Adán Augusto López.

Hace una semana señalamos que Morena le había fallado al presidente López Obrador al no lograr periodo extraordinario para aprobar la revocación de mandato que había propuesto e impulsado. Nos dicen que la operadora y encargada de sacar el tema era Olga Sánchez Cordero.

En política no hay coincidencias, justo siete días después de que no se aprobara el periodo extraordinario en el Congreso de la Unión, llega la destitución. Durante el anuncio oficial del relevo, la cara de Olga Sánchez Cordero lucía desfigurada.

Mientras que el nuevo titular de Segob, Adán Augusto López, parecía que apenas seguía digiriendo la situación.

Por la tarde, Sánchez Cordero inició el proceso para reintegrarse en su escaño en el Senado de la República, la recibió el coordinador de la bancada morenista, Ricardo Monreal, con los brazos abiertos y de manera inmediata la propuso para ser la próxima presidenta de la Mesa Directiva.

A Olga Sánchez le dieron una salida digna, fue una de las grandes funcionarias que ha tenido el Gobierno de López Obrador, así que el gabinete se queda sin una extraordinaria secretaria, pero también se queda sin una mujer más y se aleja de la tan anhelada equidad e igualdad en los puestos de primer nivel, ya que fue relevada por un hombre.

Es evidente que al presidente López Obrador no le gustó que no hubiera periodo extraordinario para sacar la revocación de mandato, lo que representa tener luz verde para una nueva campaña para el próximo año. Muy atentos a la postura de Sánchez Cordero en el Senado, porque puede fortalecer al grupo de Monreal, que sería el ala rebelde para el 2024. Unos restan y otros suman, las matemáticas en la política.

Sinaloa. Por cierto, quien también tendrá una salida más que digna es el actual superdelegado, Jaime Montes Salas, que el primero de septiembre deja el cargo federal, pero en dos meses se sumará al gabinete estatal. Seguramente estará en el área que conoce el campo, así que pinta para la secretaría de Agricultura.

Con este movimiento queda claro el gran nivel político del gobernador electo, Rubén Rocha Moya, tiene mano izquierda y arropa a Jaime Montes, este gesto será muy bien visto en todos los ámbitos. Otro mensaje es que llega a sumar a todos los grupos y que quiere hacer un Gobierno incluyente. Al tiempo.

Salud. Hace unas semanas hacíamos un reconocimiento a todo el personal de salud por su gran labor durante la pandemia del Covid-19. Han hecho un trabajo valiente que se merece el respeto de todos los ciudadanos, sobre todo los que han estado en la primera línea dando la batalla y salvando vidas.

En esa ocasión hicimos una mención especial al doctor David Rubio Payán y lo reiteramos una vez más, es un orgullo para los sinaloenses contar con el mejor médico intensivista del país y así quedó confirmado con los cientos de mensajes que recibimos respaldándolo, tanto gremio médico como ciudadanos de todos los sectores, dejando claro su enorme calidad moral y profesional.

Memoria política. “La peor decisión es la indecisión”: Benjamín Franklin.

Síguenos en