Opinión

¡Nada que festejar!

CUARTEL POLÍTICO

Por  Héctor Ponce

A un año de Gobierno el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, definitivamente no tiene los números que prometió, tampoco está bateando arriba de .300 y su equipo ha tenido muchas pifias.

Además, tuvo dos bajas claves en funcionarios de primer nivel: le renunció el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, y el director general del IMSS, Germán Martínez, lo que generó inestabilidad, y los suplentes fueron de menor nivel. Urgen ajustes en su gabinete.

Los números no mienten y son irrefutables, hasta noviembre del 2019 se registraban alrededor de 30 mil asesinatos, el año más violento en la historia de México. También aumentaron los feminicidios, violaciones, secuestros y robos.

Los datos se actualizan constantemente en el secretariado Ejecutivo Nacional de Seguridad Pública, Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio y el Semáforo Delictivo. Las cifras ahí están.

En economía no hay crecimiento, el país entró en recesión y se reportan 46 por ciento menos empleos que el año pasado. Se tiene la cifra más baja de creación de empleos formal acumulado desde el 2013, por lo que el semáforo económico está en números rojos.

En el tema económico, que afecta directamente el bolsillo de los ciudadanos, no se puede olvidar que no se ha cumplido la promesa de bajar el precio de la gasolina, sigue igual de cara.

No muy diferente está la situación en salud, donde hay escasez de medicamentos y no hay recursos para atender a pacientes con tratamiento de cáncer, de pasada eliminaron al Seguro Popular.

Es muy grave que el país esté tan polarizado, el discurso del Ejecutivo federal es de división, de adversarios y contra los conservadores. No se ha llamado a la unidad y reconciliación, tampoco a un frente por México.

Prueba de lo dividido que está el país es que, mientras el presidente López Obrador daba su informe en el Zócalo capitalino, a unas cuadras, por la avenida Reforma, se llevaba la marcha contra el mandatario nacional.

Los dos eventos estuvieron abarrotados, el Zócalo lució lleno y la marcha en Reforma fue multitudinaria, lo que quiere decir que hay muchos simpatizantes, pero también hay muchísimos ciudadanos inconformes.

La popularidad del presidente López Obrador ha caído, hasta noviembre del presente año contaba con 58.6 por ciento, por primera vez fue reprobado, siempre se había mantenido arriba del 60 por ciento, según la última encuesta de Consulta Mitofsky.

Asimismo, el estudio de opinión muestra que creció a 41.3 por ciento los que están en contra del Gobierno del Ejecutivo nacional, la cifra más alta desde que inició su Gobierno hace un año.

Hace unos días los diputados federales le pusieron fin a la bandera de austeridad al aprobarse un aguinaldo de 211 mil pesos, lo mismo sucedió en el Congreso de Sinaloa, en donde los legisladores locales se regalarán 154 mil pesos.

El voto de los mexicanos el pasado 2018 fue parejo, le dieron toda la confianza a Morena, mayoría en Congresos, alcaldías y la Presidencia de la República, seguramente para que no hubiera pretextos.

Así que a un año de Gobierno no se ha mejorado la seguridad, no hay crecimiento económico y terminaron con la austeridad. ¡No hay nada que festejar! Lo que es seguro es que todos los ciudadanos quieren que le vaya bien al país, esperemos que en el 2020 haya mejor panorama. Al tiempo.

Memoria política. “Todos los Estados bien gobernados y todos los príncipes inteligentes han tenido cuidado de no reducir a la nobleza a la desesperación, ni al pueblo al descontento”: Nicolás Maquiavelo.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo