Opinión

Higuera podría estar haciendo el trabajo sucio

El alcalde de Concordia Felipe Garzón tiene un temor fundado por la violencia que generan dos grupos criminales que pelean el control de plaza

Por  Fernando Zepeda

Trabajo sucio. Malova no se atrevió. Tampoco el exsecretario general de Gobierno Gerardo Vargas. Pero encontraron la manera de “mover” una pieza que dijera abiertamente lo que en forma soterrada habían venido sembrando desde hace varias semanas. El exalcalde por tres ocasiones de Mazatlán el panista Alejandro Higuera lo hizo público: “Se extraña a Chuy Toño”. Matizó el mensaje con una explicación de que en el 2011, en los primeros meses de la administración malovista, la situación de inseguridad en Sinaloa estaban igual que en estos momentos. Y llegó Chuy Toño y lo arregló. ¿A cambio de qué?, sería la interrogante. Higuera cumple con esa expresión tal vez con el compromiso que viene cargando con el exgobernador Malova. Higuera poco a poco fue perdiendo no solo poder hacia afuera del PAN, sino también hacia el interior de su partido. Higuera perdió la elección a diputado local cuando se enfrentó a Fernando Pucheta. Y su derrota fue estrepitosa. De ahí su influencia al interior del panismo fue en decadencia. Los feltonistas en Mazatlán prácticamente lo borraron. Intentó regresar y se lanzó como candidato a dirigir el PAN en Sinaloa y volvió a fracasar al perder ante el concordense Sebastián Zamudio. Hoy Higuera está dedicado de tiempo completo en apoyar las aspiraciones políticas de Margarita Zavala. Y su sola presencia en torno a la aspirante a la candidatura presidencial por el PAN la aísla de otros grupos que integran el panismo sinaloense. Y no lo decimos nosotros. Los mismos panistas lo comentan.

Sobrevigilancia. La autopista Mazatlán-Culiacán amaneció ayer con mayor presencia policiaca. No solo más unidades de la Policía Federal de Caminos se observan. Hay unidades del ejercito realizando rondines de vigilancia. La mayor concentración se da en los tramos de carretera considerados y denunciados por los usuarios como de alto riesgo. En esos donde hasta se han montado “retenes falsos” con un considerable número de sujetos armados, y sin que nadie les haga nada, despojan vehículos y quitan todo lo de valor a los ocupantes de ellos. Las inmediaciones de El Dorado es una de esas zonas en donde los automovilistas saben que pueden sufrir asaltos. Unos kilómetros antes y después de la comunidad de Celestino Gasca, igual. Habrá que ver por cuánto tiempo las autoridades de seguridad mantienen esta vigilancia que por lo menos le da más tranquilidad a quienes transitan por la autopista Mazatlán-Culiacán.

Temor fundado. Los hechos violentos no solo en la zona serrana de Concordia sino en la cabecera municipal, están sembrando temor entre los pobladores. Y el alcalde Felipe Garzón no es ajeno a estos temores. Y es que cerca de su casa se han registrado por lo menos dos hechos violentos en los que han resultado dos personas muertas. La lumbre pareciera que la trae ya en los aparejos. Los grupos de criminales que se pelean el control de la “plaza” pareciera que no respetan a nadie. Se habla que desde el asesinato del que fuera el “jefe” del grupo criminal que opera en Concordia, la pelea es cruenta y sangrienta. Lo delicado de todo esto es que se anunció que el gobierno reforzaría las labores de vigilancia en el municipio concordense, incluso que el ejercito tendría una mayor presencia para restaurar la tranquilidad, pero no ha sido así. Al joven alcalde se le ve y se le nota preocupado.

  • mazatlan
  • fernado
  • zepeda
  • en el blanco