Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Historias viejas

GUASAVE

S i cuando los relevos en el gobierno municipal se daban entre los mismos priistas, eran unas "safacocas" de los mil diablos, exhibiéndose "trapitos al sol" -y también en lo nublado- imagínese hoy, que al poder llegó la oposición, qué no se está y seguirá diciendo de lo que presuntamente hicieron mal sus antecesores.

Por lo pronto ayer, sin decir "agua va", el oficial mayor, Luis Fernando Chinchillas, citó ex profeso a conferencia de prensa para denunciar una serie de supuestas anomalías que se cometieron durante los últimos meses de la pasada administración.

Ante unos sorprendidos periodistas que no esperaban lo que amenaza con convertirse en un escándalo mediático, el funcionario acusó que en nómina le dejaron aviadores.

Y abundó: igual se dieron "sindicalizaciones de pánico" y autorización de sobresueldos de última hora, que como reza el corrido, parte de los cuales regresaban a su dueño otra vez, así como faltantes en el padrón vehicular.

En ninguno de los casos, Chinchillas documentó los dichos, sin embargo más tarde habría de confirmar a los reporteros, al menos a la de EL DEBATE, que en el curso de las próximas horas haría pública la lista de "aviadores".

Puesto entonces en la mesa de la opinión pública, lo que en apariencia se trata de una serie de irregularidades en el ejercio del gobierno anterior, corresponderá ahora a los presuntos implicados responder puntualmente a las acusaciones y si fuera el caso, parafraseando a la cubana Niurka, decir "su veldá".

Desde luego que a ninguno de los que ex servidores municipales involucra Chinchillas en el affaire político que se detonó, las acusaciones deberán tener como respuesta el silencio.

Si hay justificación o algún motivo particular que explique en lo que según incurrieron o en su defecto los señalamientos carecen de fundamento y se trata, como ya lo están insinuando, sólo de un distractor, tendrán que salir a dar la cara.

De no hacerlo se elevará el sospechosismo que se esparce como reguero de pólvora en los más variopintos círculos políticos, económicos y sociales, distorsionando versiones oficiales para en algunos casos alcanzar niveles de chismes.

En la ruta.- Trinidad Gámez, uno de los activos políticos de Sinaloa, proyecta con fuerza y algunos grados de certidumbre, convertirse en el presidente del Módulo de Riego Petatlán, cuya cobertura, además de Guasave, alcanza también la operación de casi la mitad de la superficie del vecino municipio.

No será una tarea fácil para Gámez romper con el control que sobre los puestos directivos sostienen los productores de Guasave de donde han sido la mayor parte y que por su lado andan haciendo la lucha de mantenerse en la dirigencia que allá por marzo o abril se habrá de renovar.

Sin embargo en esta ocasión la sola aspiración de Trinidad Gámez, oriundo de Sinaloa, puede generar circunstancias facilitadoras a su intención de suceder al Prieto Vargas, pues por elemental solidaridad de paisanaje, muchos socios del módulo de allá se han sumado a su campaña.

Incluso más allá de que, como decimos por cuestión de identidad, los sinaloítas lo apoyan, también, según sus propias palabras, está concitando los de la Asociación Ganadera de Guasave que encabeza Jaime Gámez, además de grupos de agricultores de este lado, asumiendo que ya es tiempo que los destinos del organismo sigan siendo mangoneados por la misma corriente de siempre y aprovechándose de sus funciones.