Opinión

Hora cero

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

Por: Redacción

Pese a los riesgos de que las condiciones climáticas en el mar empeoren a partir de este día debido a la presencia del huracán Odile en el Pacífico, los armadores y la mayor parte de la flota ribereña están más que listos para iniciar las capturas de camarón en cuanto se levante la veda a partir de las 6:00 horas de este día, lo que sin duda marcará una nueva temporada que se espera sea buena en volumen y precios.

Desde media semana gran parte de los barqueros empezaron a salir vía lastre desde los puertos de Topolobampo y Mazatlán hacia los puntos estratégicos frente a las costas sinaloenses y otros más hasta Baja California Sur, todos con la esperanza de que el fenómeno meteorológico que avanza lentamente por el océano Pacífico en dirección noroeste no implique riesgos para el Golfo de California, pues hasta ahora las autoridades de ambos puertos no han decretado cierres a la navegación.

Desde Mazatlán hasta Topolobampo, pasando por Navolato y Perihuete en Guasave, el movimiento de armadores fue muy notorio durante el fin de semana para alistarse ante una esperanzadora temporada. Incluso los ribereños también se declararon listos para salir junto con los barqueros en busca del ansiado crustáceo, aunque reconocen que las condiciones de desigualdad son muy notorias y en muchos de los casos hasta riesgosas.

Desgraciadamente desde hace años a alguien se le ocurrió que los ribereños sólo tendrían derechos para trabajar en la bahía, mientras que la mayor parte del pastel que representa altamar quedó servido para esa flota que arrasa con todo, los barqueros, quienes año tras año se enfrascan en discusiones y conflictos con los pangueros, a quienes tachan de depredadores sin mirar hacia ellos que cada temporada provocan mortandad importante de fauna de acompañamiento sin que las autoridades de Pesca reparen en ello.

Ojalá que el comienzo este día de una nueva temporada no implique los mismos conflictos de otros años..