Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Hoy el ciudadano es político, periodista y juez

Por: Guadalupe Robles

1. Las campañas han dividido más al país. Un país de adolescente democracia.

2. La sociedad se ha enfrascado en un pleito político. Un pleito sin árbitros.

3. Un pleito sin control, en donde ya nadie puede detener a nadie en sus excesos. 

4. Los líderes políticos ya no controlan a sus seguidores. No los pueden serenar.

5. Seguidores de los candidatos se han convertido en máquinas de ofender.

6. El ruido político ensordece cualquier intento de discusión seria.

7. Hay una arrogancia social e individual que cree tener la razón en todo.

8. Muchos llegan a la discusión política, cuando nunca antes lo habían hecho.

9. Desde la fila civil, se sienten con el derecho de santificar o sacrificar.

10. Cada ciudadano es ya un político, un periodista y un juez. Un ser incendiario.

11. El ciudadano da discursos en Facebook. Reportea y sentencia en la red.

12. Cada ciudadano es un líder que ya no acepta discusiones. Trae su verdad. Su.

13. La discusión política está en medios, redes, la mesa familiar, la oficina, el aula.

14. Todos han tomado partido, o los han hecho tomar partido cuando opinan.

15. Los que nunca habían pisado el pantano de la política ahora lo hacen. 

16. No saben que como todo oficio, la política tiene reglas. Modos que hay saber.

17. La novatez política también tiene sus consecuencias. La intolerancia es una.

18. Alguien dijo que hay algo peor que un político profesional: quien no lo es.

19. Política es entusiasmo, idealismo, realismo y decepción. Y luego aceptación.

20. El país no está discutiendo sobre política: está gritando.

21. La distancia entre el diálogo y el grito es la ofensa. Eso explica el momento. 

22. Hoy ya lo sabemos: la democracia son dos cosas: ideal y realidad.

23. El ideal es espléndido en emociones. La realidad cruel en hechos.

24. Entender eso es lo que nos hace demócratas. Mejor dicho: ciudadanos.

25. Nunca antes hubo tantos que participaran en la política. Bien.

26. Pero las multitudes no saben dialogar. Saben pelear. Saben seguir consignas.  

27. Las campañas le han puesto apellido y rostro a nuestros desencuentros. 

28. Nada de que asombrarse si vemos otras democracias en el mundo.

29. Dejar de sentirnos diferentes es también madurez democrática.

30. Por lo pronto, que no se desboque esta pluralidad delirante. Frenética.

31. No se olvide que, detrás de cada causa hay intereses ajenos a los nuestros. 

32. En política no se tiene derecho a la ingenuidad. 

33. Que no nos gobiernen las pasiones y las ambiciones de otros.

34. La demagogia ha querido hacer políticos a todos.

35. Hacen discutir a la masa sobre quién es moralmente mejor.

36. Nadie es mejor que nadie en política. Ni en nada.

37. Que no sirva la política para destruir al otro. Para creerse más.

38. Entre el ciudadano y el político está el ser humano.

39. Parafraseando al poeta: en las elecciones todo pasa y todo queda.

40. Que no queden las expresiones delirantes y de odio de las redes.

41. Que quede la conciencia de que somos diferentes. No mejores o peores.