Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Hunden a maestro

LOS MOCHIS

El Juzgado Mixto de Primera Instancia de El Fuerte dictó auto de formal prisión al maestro de la Escuela Telesecundaria de Higuera de los Natoches, El Fuerte, Rubén Ayala Ruiz, acusado de matar a su alumna María Fernanda Cota Valdez. La resolución judicial se dio ayer en el límite del término constitucional para definirle su situación jurídica al profesor que fue detenido por el crimen de la menor de 13 años, con domicilio en El Carricito, El Fuerte.

Según los señalamientos, Ayala Ruiz asesinó a golpes con una pala a María Fernanda, cuyo cuerpo llevó a las cercanías de El Naranjo, de esa misma municipalidad, en donde lo bañó de gasolina para luego prenderle fuego.

En la investigación judicial salieron a relucir suficientes indicios de la probable responsabilidad del maestro, la cual fue convalidada por el juez. Así, el maestro enfrentará el proceso judicial en prisión con la posibilidad de que lo condenen de 30 a 55 años de cárcel, ya que el delito que se le imputa es el de feminicidio agravado por una relación docente (maestro-alumna). La resolución judicial es el primer paso que se da en el proceso para hacerle justicia a la menor y sus familiares. Además, se saca de las aulas a una amenaza potencial contra los niños. Los padres depositan la confianza en los maestros por su formación, preparación y mística de servicio, que en muchos casos es quebrantada por estos, cuyo dramático ejemplo es el del maestro Rubén Ayala Ruiz.

Ante esa situación, la aplicación de la ley a este y a quienes cometan alguna agresión contra los niños debe de ser el signo de la justicia sinaloense para contener los apetitos desenfrenados de quienes tienen la responsabilidad de la educación de los menores.

Asimismo, el caso amerita que las autoridades educativas revisen el perfil de cada uno de los profesores para determinar si están o no aptos emocionalmente.

Es sorprendente que este hecho haya pasado en la comunidad rural arriba señalada, pero para evitar que se sigan presentando, los padres deben de reforzar las medidas de protección de sus pequeños hijos.