Opinión

Ignacio Águila Guerra

Por: Marco Antonio Berrelleza

El 7 de septiembre de 1867, el gobierno de Sinaloa expidió la convocatoria para la elección de gobernador y vicegobernador.

Las candidaturas registradas fueron las del general Domingo Rubí, gobernador en funciones; Miguel Monzón, prefecto de Culiacán; general Ángel Martínez, jefe de las armas federales, y licenciado Eustaquio Buelna, juez de distrito. Como en las elecciones verificadas el 13 de octubre ninguno de los candidatos obtuvo la mayoría relativa, el problema lo resolvió el Congreso de la entidad, después de muchas presiones, en favor de Rubí. Sin embargo, en las siguientes elecciones triunfó Buelna.

En 1915, Ignacio Águila Guerra nace en la villa de Elota. Fueron sus padres Antonio Águila Camacho y Loreto Guerra Ibarra. La educación primaria la cursó en su pueblo natal.

De 1942 a 1963 fue suplente del juez menor y oficial del Registro Civil; de 1963 a 1967, titular del Juzgado Menor. También fue síndico municipal en tres ocasiones, colector de Rentas y presidente de la Junta Local de Mejoras Materiales. Radicando en Ciudad Constitución, Baja California, ocupó el cargo de alcalde de la cárcel pública. En 1973 pasa a radicar a Tijuana, Baja California, ciudad en la que da a conocer sus trabajos literarios. Fue primo hermano del poeta Juan Eulogio Guerra Aguiluz. Muere víctima de una trombosis cerebral el 2 de enero de 1979, en Tijuana.