Opinión

Imdem-ISDE: la enemistad

AMANECER DEPORTIVO

Por  Raúl Brito

En este Imdem de cuarta (¿o transformación a la cuarta?), la falta de institucionalidad languidece sus -de por sí- delgadísimas fibras de la diplomacia y da al traste con la relación que debería ser normal entre el ISDE y él.

Ejemplos sobran y éstos alimentan la comidilla que, entre el morbo y la desazón, se degusta en los corrillos deportivos locales, incluso al más alto nivel del órgano que dirige la exatleta Paola Moncayo, quien ya tomó nota y en cualquier momento –se dice– actuará.        

Desde el arranque de la administración -el uno de noviembre-, el Instituto ‘alvarista’ ha borrado del mapa cualquier resquicio que identifique al Instituto sinaloense y esa fobia parece llevar ‘entre las patas’ al deporte mazatleco al no haber una sola inversión directa (salvo la techumbre de la Alberca Olímpica, cuya gestión proviene del gobierno anterior) aterrizada por el Estado.    

Para el Imdem, que preside Humberto Álvarez, la representación formal que existe por parte del ISDE en la zona sur (llámese Daniel Enciso) es un verdadero ‘cero a la izquierda’ a la que no invita ni por asomo, formulismo o diplomacia a sus eventos organizados en el municipio.            

¿Sabrá el flamante director cuál es el valor de la institucionalidad que, en una civilidad y normalidad, prevalece en los entes públicos de cualquier orden de gobierno?

Fresco está el evento del Rebotón y Resbalón, así como la entrega del complejo Real Pacífico, en ambos casos proyectos originales del Instituto Sinaloense y con inversión bipartita, pero que a ninguno se invitó a la representación en la zona sur (llámese Daniel Enciso) ni por asomo ni protocolo.

Ignoramos cuál es el origen de la fobia que Álvarez y su equipo le tienen al llamado pionero del deporte popular en Mazatlán, pero sí sabemos que esta falta de relación institucional ha impactado negativamente en el flujo de apoyos y recursos del Estado hacia Mazatlán. 

Si a la poca, o nula diplomacia le sumamos la falta de gestión, nada halagador le auguramos a la actual administración, a menos que se deje de esa aversión, apele a los protocolos conducentes y se aplique en ofrecer proyectos tangibles al organismo de Paola Moncayo.          

No en balde, en contraparte, Moncayo y su gente han pagado con la misma moneda al ignorar olímpicamente de cualquier apoyo a Álvarez, lo que en una civilidad y normalidad no tendría por qué pasar.              

Creo yo.                                                                                              

El enredo del Nacional de  Futbol 7 de Medios        

Y a propósito de despiporres, vaya estira y afloja se dio entre el Imdem ‘alvarista’ y la organización del Primer Nacional de Futbol 7 de Medios que tuvo lugar el pasado fin de semana en Mazatlán.    

Como parte de sus peticiones a la autoridad competente, las caras organizativas del Nacional, los colegas Christian Bernal y Manuel Mancilla, solicitaron cierto apoyo económico, además de las canchas de la Toledo Corro, pero del Imdem le mandaron decir que, en respuesta, habría menos cantidad a la solicitada y que, en lugar de la Unidad ubicada sobre la avenida Juan Pablo II, se jugaría en el complejo Real Pacífico.            

Para nada gustó el recado del Imdem y, finalmente, el Nacional de Futbol 7 se efectuó en el Centro Deportivo y Recreativo Benito Juárez...sin Imdem, sin apoyo, ni recursos.

Vaya enredo.

  • Imdem
  • ISDE