Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Implementar, ejecutar y asegurar la estabilidad

¿QUÉ MÁS?
Avatar del

Por: Luis de la Calle

El incentivo para el gobierno de Peña Nieto es abocarse ahora a que las reformas rindan fruto y a ganar las elecciones de 2015 y prepararse para ganar las de 2018.

Con la promulgación del nuevo conjunto de leyes relacionadas con el sector energético concluye la fase legislativa de la implementación del grueso del Pacto por México. Sin menospreciar al resto de las reformas, la más importante es la energética.

Independientemente de lo que uno pudiera pensar del contenido de las reformas, lo conseguido por el presidente Peña Nieto y los partidos en el Congreso supera las expectativas que se tenían hace dos años tanto en cobertura como profundidad. Ya se verá si su implementación logra disipar el escepticismo que se tiene sobre todas ellas.

>

El gobierno de Peña Nieto ha asumido un alto costo político y económico al impulsar este paquete de reformas. El costo es en parte resultado de los cambios y la oposición a ellos y, en este sentido necesario, pero lo es también producto de la incertidumbre que genera reformar y el retraso que implica para las inversiones, así como de haber optado por una reforma fiscal (quizá en aras de minimizar la oposición a la energética) insuficiente, procíclica, anticompetitiva y, por ende, no definitiva.

Con un sello similar al impreso en el gobierno del Estado de México, el incentivo para el gobierno de Peña Nieto es abocarse ahora a que las reformas rindan fruto y a ganar las elecciones de 2015 y prepararse para ganar las de 2018. No obstante, el gobierno debe comprometerse a la implementación plena de las reformas, con una visión de largo plazo, aún si el beneficio es sólo transexenal, a la ejecución de la labor de gobierno y al aseguramiento de la estabilidad para evitar situar a la economía en una posición vulnerable.

La implementación correcta de las reformas es un reto mayúsculo. Requerirá de un gran compromiso por parte de Los Pinos, de una fuerte inversión en capital humano y desarrollo institucional, de un apego para con la transparencia y un rechazo a la corrupción. También será necesario un poco de suerte y un manejo visionario (altamente complejo) de Pemex y CFE. Adelantar la ronda cero y anunciar hoy los campos para la ronda uno son buenas noticias; su contenido será muy revelador del compromiso del gobierno para con la competencia y el tránsito de un sector energético esclerótico, monopólico y despilfarrador de recursos a un mercado de energía competido y competitivo. No obstante, existe siempre un riesgo de que se opte por una implementación a medias.

El gobierno también debe ahora focalizarse en la ejecución de gobierno. Los primeros 20 meses estuvieron dedicados a negociar y a legislar. Es tiempo ahora de asegurar un gobierno y ejecución eficaces en todos sus ámbitos.

>

Finalmente, es imprescindible que el gobierno invierta en asegurar la estabilidad y en evitar que se caiga en una zona de vulnerabilidad. México enfrenta posibles riesgos para los que debe estar preparado:

1. Sostenibilidad fiscal: los riesgos incluyen el previsible aumento de las tasas de interés en el mundo y en México así como la posible caída del precio internacional del petróleo. Los antídotos son varios: uno, el respeto de la ley de Responsabilidad Hacendaria y la disminución del déficit público para alcanzar un presupuesto balanceado (sin considerar la inversión de Pemex en 2017) como está comprometido. Dos, mantener un cociente de deuda pública a PIB cercano al 40 por ciento. Tres, implementar con éxito la reforma energética para no sólo revertir la caída en la extracción de crudo sino aumentarla. Cuatro, avanzar en la reducción del costo de las pensiones del sector público. Cinco, despetrolizar el gasto corriente. Todo esto demanda en el mediano plazo una reforma fiscal basada en la universalización de la base gravable y el cobro generalizado del impuesto predial.

2. Seguridad y estado de derecho: la reforma más importante para el crecimiento y la democratización de la productividad es, sin duda, el respeto al derecho ajeno; incluso más importante que las recientes reformas estructurales y condición indispensable para su éxito. Conseguir seguridad y estado de derecho requiere de desarrollo institucional de largo aliento, de la implementación eficaz de las reformas al sistema de justicia penal, del cambio radical de policías y cárceles y de un nuevo modelo municipal basado en la reelección y en el cobro del impuesto predial.

3. Estancamiento secular en Estados Unidos: a pesar de que la revolución industrial y energética que promete un futuro alentador para América del Norte, México debe suponer que su principal socio comercial va a crecer poco. El antídoto contra este riesgo es triple: por un lado, aumentar la participación de México en las importaciones totales de Estados Unidos. Esto requiere de una muy alta competitividad y atractivo a la inversión para desplazar a China, Canadá, Japón y Alemania en ese mercado. Por otro, aumentar el valor agregado nacional por unidad exportada, gracias a un mercado de energía competido, para que los aceros, vidrios y derivados y petroquímicos y derivados sean mexicanos. Finalmente, posicionar a México como plataforma de exportación de América del Norte para el mundo.

>

4. Estancamiento secular en México: es necesario no caer en la tentación de crear un crecimiento artificial que se convierta en una llamarada de petate y acabe costando más el remedio que la enfermedad. El crecimiento verdadero del mercado interno se logrará con la implementación de las reformas, la inserción exitosa de México en la economía internacional y la estabilidad macroeconómica y jurídica que permitan y promuevan en cambio. La clave para democratizar la productividad y elevar el nivel de ingresos es la movilidad: pasar de sectores, actividades y regiones con bajo valor agregado a otros con alto. Esto no se podrá hacer sin la estabilidad que permita asumir el riesgo de cambiar.

Las reformas estructurales aprobadas no son suficientes para detonar el desarrollo, pero sí un elemento clave para poder lograrlo. Se ha dado un paso importante, ahora hay que dar muchos más.

@eledece