Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Indiferencia, propuestas y enredos

PUNTO DE VISTA

Indiferencia institucional. No es un caso, son muchos los que reflejan la inacción e indiferencia gubernamental: indigentes quemados o ultimados, mujeres agredidas sicológica, física o sexualmente, familiares de personas que fueron levantadas y nunca aparecieron, víctimas de violencia por robo de vehículos, de asaltos, familiares de mujeres y hombres asesinados, entre otros. En Sinaloa se multiplican las víctimas del delito, mucho más rápido que las flores, y preocupantemente no hay respuestas, ni acciones para garantizar sus derechos. Ni diputados, ni jueces, ni el gobierno estatal han hecho lo suficiente para que se protejan sus derechos y se modernice el anacrónico marco normativo de la Ley de Víctimas del Delito en Sinaloa. ¿Hasta cuándo? Lo peor, además de no asignar recursos para garantizar el apoyo a víctimas de violencia, es que se les trata como ciudadanos de segunda, y que el nuevo, y presumido como moderno Código Nacional de Procedimientos Penales, igual, olvidó los derechos de víctimas, ponderando y privilegiando los derechos de procesados y delincuentes. ¿Será esa "modernidad" la que requiere el país?

Propuestas. El Colectivo de Mujeres Activas de Sinaloa, en marzo del 2011 presentó una iniciativa de ley para proteger los derechos de las víctimas del delito, dentro de ellas los derechos de las mujeres que padecen violencia, hasta el día de hoy, el Congreso del Estado sigue sin emitir un dictamen y tiene paralizada la aprobación de una nueva ley de víctimas. Frente al artero crimen de Sandra Luz Hernández, ese organismo ha demandado: se realicen cuanto antes las investigaciones correspondientes para el esclarecimiento del crimen; que los diversos niveles de gobierno en Sinaloa, ajusten sus programas e incluyan como prioridad la protección de la vida de las mujeres y las víctimas del delito en la entidad; que se emprendan con prontitud las acciones necesarias para el cumplimiento de los tratados internacionales que salvaguardan los derechos humanos de mujeres y de víctimas de delitos; que se respete y se proteja la seguridad y vida de las mujeres en Sinaloa, atendiendo los casos de riesgo que involucran a activistas sociales, que luchan por encontrar a sus familiares desaparecidos. Hicimos llegar al gobernador, al procurador, a legisladores e integrantes del Poder Judicial, un escrito con estas y otras peticiones, esperemos, que no sea el silencio su respuesta, como ha sido habitual en otras peticiones que hemos encauzado.

Enredos partidistas. ¿Quién tendrá la razón en el tema de la mesa de negociación para la reforma política en Sinaloa? Difícil es saberlo, lo real es que se veía venir la dificultad para encauzar y proponer reformas "de gran calado", como le dicen ellos a las reformas de fondo. Fueron acuerdos para cambios de menor alcance los que consensaron, los cambios e iniciativas para reformas de fondo no se han hecho, y esas iniciativas se frenan, porque en Sinaloa son mentes conservadoras las que nos gobiernan y los dirigentes de partidos se ven pequeños frente a las exigencias y necesidades de cambio que urgen en la entidad. Será que seguimos siendo en Sinaloa "los bárbaros del norte", gobernados por "mochos y conservadores". Juzgue usted.

[email protected]