Opinión

Infieles redimidos

GUASAVE
Avatar del

Por: Moisés García

Un nutrido grupo de seguidores del "minguismo" -los suficientes para llenar el reducido espacio- se reunieron con su "gurú", el actual director de Vialidad y Transporte, que es otro de los políticos pueblerinos "desgorretados".

Se "apilaron" en el lugar apropiado para que los vieran e hiciera mitote; son las de él, las de Domingo Ramírez, y la de todos que también andan en el negocio y saben lo que buscan y pueden generar con su activismo.

Eran los presentes, "variopintos", pero predominaban los del gremio del transporte público de carga, medio en el que el exalcalde tiene cierto grado de control y se mueve como "pez en el agua". Ante ellos no ocultó su aspiración de llegar a San Lázaro.

El pretexto oficial fue reagruparse como malovistas y definir su calidad de priistas, que si algún día agarraron "p'al monte", hoy redimidos, están de regreso.

No aclararon que si por alguna razón, en lo futuro, otra vez el partido no los favorece con sus decisiones, de nuevo se irían a ayudar a otra institución, para partirle "tuti la madona", pero, ni falta hizo, porque quien traiciona una vez no lo piensa dos para volver a asestar la puñalada.

Ahora bien, atenidos a los suspicaces, que no dejan mentir, la gente ambiciosa y proclive al usufructo del poder por el poder" no da paso sin huarache", entonces ni preguntar qué es lo que quiere Mingo Ramírez, si como a "Doña Leonor", se le nota.

Se sospecha, para no establecer la certeza, que la frecuencia de las apariciones públicas de "Mingo", en su tierra, mucho tienen que ver con los próximos y electorales acontecimientos partidistas hacia el interior del PRI, al que siempre le ha sido fiel. Bueno eso asegura, yo no soy nadie para desmentirlo.

Entonces la asociación de ideas obliga a la especulación de que no sólo se trata de pontificar sobre "lealtades" y "cerrar filas" a favor del tricolor al que le dieron una patada en el trasero.

Con el gesto, los "minguistas" asumen, despertarán algún tipo de consideración en el priismo "duro" que a la hora de las elecciones determinan rumbos de resultados, algo que el exalcalde ya experimentó en el 2007 cuando lo hicieron "morder el polvo".

Seguramente Ramírez Armenta y todos los suyos querrán "tapar los hoyos" que como Malovistas y apoyadores del PAN abrieron en el camino que condujo al PRI a la derrota en el 2010, y cuyos baches terminarían por desbarrancarlo.

Sobre lo que pretende "Mingo", hay opiniones encontradas; unos especulan que se quiere poner en línea para buscar la candidatura a diputado federal en el 2015, que en el Distrito 04 estará hartamente competida.

Los hay en contra, analistas que afirman que el funcionario estatal, aunque quisiera, son remotas las posibilidades en tal dirección, por lo que más bien, ya de bajada la influencia del grupo en el poder del que es parte, intenta reinsertarse entre la militancia tradicional y los mismos potenciales electores.

Su idea, coligen observadores, es meterse a la lucha por la diputación local en el 2016 y no precisamente haciendo cola, como lo plantea la ingenua de la secretaria general del Comité Municipal del PRI en Guasave.

Una cosa sí hay que reconocerle a Ramírez, es un político habilidoso, taimado y problemas no tendría para ser postulado, pues "nunca se ha ido del PRI" y la dirigente estatal dispuesta a acatar la orden para recibirlo con los brazos abiertos.

Como canta Joan Sebastian, ¡los otros son los que me pesan!

¿Qué opinarán los panistas de sus otrora aliados en aquella quimera que persiguieron queriendo ser gobierno? Es pregunta.