Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Influenza AH1N1

GUASAVE

A pesar del hermetismo con que funcionarios de la Secretaría de Salud y del IMSS abordan temas tan importantes para la seguridad de la población, como lo relativo a la influenza AH1N1, en lo que sí tiene razón el jefe de la Delegación Sanitaria No. 1, Jesús Caudillo Ginés, aunque en parte, es en el hecho de que resulta más importante difundir las medidas preventivas a cambio de las cifras, aun cuando el funcionario sabe perfectamente que esas estadísticas que evade son las que dictan las estrategias a seguir y permiten un mayor panorama del problema.

Lo que no tiene vuelta de hoja tras la confirmación de tres casos de influenza en Guasave es la necesidad de que la ciudadanía retome las medidas básicas como el lavado frecuente de manos, el uso de gel antibacterial, abrigar bien a los menores de cinco años y a los mayores de 60, no exponerlos al frío y acudir al médico ante cualquier síntoma de afección respiratoria para evitar el esparcimiento de la gripe o del virus AH1N1 en el peor de los casos.

Pese a todo, las autoridades de Salud afirman que la situación está controlada, que los 13 casos positivos y una muerte por este virus confirmados hasta ahorita no ameritan una situación de alarma, sólo fase preventiva o estado de alerta, lo que quiere decir que hay que permanecer a la expectativa pero con un mayor esfuerzo de parte de la población por contrarrestar los riesgos.

En lo que también insisten es en que las consultas relacionadas con padecimientos respiratorios no son extraordinarios en los diferentes hospitales y que la escasez del medicamento Tamiflu en farmacias es una falla en la comercialización que nada tiene que ver con la posibilidad de una concentración masiva en las instituciones de Salud.

Si algo no pueden esconder las autoridades es el sentir entre la población de que en los hospitales se han atendido más de tres casos de influenza, versiones que quedarán sólo en rumores que sirven para alimentar el morbo ante la posibilidad de muertes, pero que siendo sinceros no impactan para nada en el reforzamiento de medidas preventivas.