Opinión

"Informito" del Químico en el Congreso

Por  Fernando Zepeda

“El Químico” y el Congreso. Los diputados de Morena, simple comparsa. O tal vez cómplices del alcalde de Mazatlán, Luis Guillermo Benítez. Hasta el Congreso del Estado llegó “El Químico” como invitado al foro Aplicación de la ley de disciplina financiera. Se suponía que era uno de los expositores. Pero no fue así. Poco más de 30 minutos habló de sus “grandes logros” al frente del Ayuntamiento de Mazatlán. Fue un informe de sus pretendidas acciones acá en el puerto. Y no hubo nadie que le pusiera freno. Y no solo eso, “acarreó” gente al más puro estilo priista que tanto critican “El Químico” y los diputados de Morena. Si los militantes y simpatizantes de Morena de Mazatlán que acudieron sin ser acarreados al informe de la síndica procuradora, Elsa Bojórquez, esperaban una reacción de los diputados para por lo menos abrirle “juicio político”, con lo de ayer ya deberían de dejar de pensarlo. Hay cómplices en el Congreso dentro de Morena que al apoyar el desorden de “El Químico” se suman a la larga lista de la comparsa que camina por la impunidad. Ya el alcalde de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro, exhibió a los diputados de Morena cuando se presentó ante el Congreso. Solo falta que lo haga el alcalde de Ahome, Guillermo Chapman, para que se quiten la venda de los ojos y reconozcan propios y extraños que las sinvergüenzadas de los alcaldes son avaladas por los diputados.

Declaratoria de emergencia. ¿Ahora qué? El Gobierno Federal aceptó la solicitud para declarar la emergencia en cuatro municipios de Sinaloa. Mazatlán, Culiacán, Elota y San Ignacio fueron los que recibieron la declaratoria de emergencia. Ahora habrá que esperar a que los apoyos fluyan y no se pierdan en esa larguísima trama de la burocracia. Lo que se buscaba se logró al solicitar y obtener la declaratoria de emergencia. Pero ahora viene lo más difícil. Hacer que aterricen los recursos que se requieren para aliviar un poco los daños que ocasionaron las lluvias y las inundaciones. Los damnificados no pueden esperar. Para ellos es un lujo.

Dos concentraciones y un informe. Una en pleno corazón de la Ciudad de México, el Zócalo capitalino. La otra en el simbólico Ángel de la Independencia. De lado que tanto fueron concurridas ambas movilizaciones, la lectura que arroja es que no todo es miel sobre hojuelas para el presidente López Obrador, que celebró su primer año al frente del gobierno. De entrada, el que haga, y bien, las cosas, es una de sus obligaciones. Para eso le dieron su voto 30 millones de mexicanos. Lo que sí se debe señalar es su inacción contra los cárteles de la droga. Contra el crimen organizado. Y sus expresiones para combatir la violencia. Estas últimas insultan a cientos, miles de mexicanos que día a día son víctimas de la delincuencia. El tema de la violencia ya no es abordado por AMLO. Porque sabe que este 2019 es, y será, el más violento en la historia del país. Y no lo dicen los neoliberales. Tampoco los conservadores. Mucho menos la que él califica “prensa fifí”. Lo dicen los números del Secretariado Ejecutivo Nacional de Seguridad Pública. Sin necesidad, AMLO ha atizado la división del país con sus expresiones de “fifís”. Y en lo económico, ni se diga, con un 2019 con “cero” crecimiento. Y ningún adversario lo ha dicho. Son cifras del Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (Inegi). El país no está tan bien como asegura el presidente. 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo