Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Inicio de horror

BAJO LA LUPA

De pesadilla resultó el inicio de la Copa del Mundo desde el punto de vista arbitral. Los errores de designación, así como la desconcentración de algunos de los miembros de los equipos referiles, dieron al traste con la tan cacaraqueada preparación exhaustiva de los silbantes de cara a Brasil 2014. La carencia de instructores es un problema a escala mundial.

A quién se le ocurre designar al japonés Yuichi Nishimura para el juego inaugural. Este hombre le pitó a Brasil en la semifinal de hace cuatro años ante Holanda, en el Mundial de Sudáfrica. En ese partido, expulsó al brasileño De Melo por acumular tarjetas en un par de minutos y fue acusado de perjudicar a la verde-amarelha al no sancionar dos penales a su favor. Obviamente, la presión se lo comió.

Luego llegó el México vs Camerún y aparece un debutante en este tipo de torneos como lo es Wilmer Roldán. El colombiano tiene buenos antecedentes pero se equivocó en la conducción del encuentro al permitir demasiada rudeza, sobre todo del cuadro africano. Invalidó dos goles legítimos al cuadro azteca, aunque cabe señalar que en ambas jugadas, fue arrastrado al error por el asistente número uno, Humberto Clavijo.

De pronto, aparecieron los estrellas y el torneo parece ir tomando un rumbo razonable. El primero de ellos fue el italiano Nicola Rizzoli quien dirigió la goleada que Holanda le propinó al campeón del mundo, España. Con su jerarquía, impidió que se repitiera la masacre de la final del pasado mundial, donde los naranjas y los rojos se tupieron a patadas, bajo la atente mirada del inglés Howard Webb.

Siguió el turno del alemán Félix Brych, quien tuvo su presentación mundialista en otro partido con resultado sorprendente: Costa Rica ante Uruguay. Supo controlar las acciones, sobre todo cuando los celestes se vieron abajo en el tanteador y quiso aparecer la tristemente célebre "garra charrúa". Salió la primera tarjeta roja del torneo cuando botó de la cancha a Maxi Pereira por tirar una patada de "ardido".

El mejor arbitraje hasta el momento es el de Bjorn Kuipers en el Inglaterra vs Italia. Este hombre, quien pitara hace menos de un mes la final de la Champions está llamado, si Holanda no llega lejos, a ser desde ahora un candidato para el partido grande.

La mejor decisión, sin duda, ha sido la extraordinaria ley de la ventaja que el uzbeco Ravshan Irmatov concedió a Suiza para lograr el gol que le dio el agónico triunfo ante Ecuador. Un monumento a la concentración y al fair play. Son de esas jugadas en las que el árbitro quisiera ir a festejar con el equipo que obtuvo el tanto. ¡Olé, matador!

Entró en la historia el brasileño Sandro Ricci por ser el primer juez al que le toca ser salvado por la tecnología. En el segundo gol francés le sonó el reloj avisando que el balón traspasó totalmente la línea de meta. El técnico hondureño la hizo de tos, ora sí que nomás por moler. Si le vas a discutir a la maquinita, en serio, me doy mi hermano.